irukina.com

Lost In Tokyo

26  06 2012

別府地獄 Los infiernos de Beppu

Actualmente estoy viviendo y trabajando en Beppu, aunque solo de manera temporal y en agosto ya vuelvo a Tokio. Beppu es una pequeña ciudad situada en la isla japonesa de Kyushu, la más meridional de las cuatro principales y famosa tristemente por ser la isla donde está Nagasaki, el segundo de los lugares que fue atacado por la bomba atómica en la Segunda Guerra Mundial.

Es una ciudad muy pequeña casi un pueblo, conocida especialmente por la enorme cantidad de onsen (aguas termales) que alberga. Además está junto al mar y rodeada de verdes colinas. Es un sitio realmente agradable ideal para descansar y relajarse. Los atractivos turísticos de Beppu son sus playas, el senderismo (por ejemplo, una de las montañas tiene un templo en su cumbre donde viven apaciblemente miles de monos), los “baños” en arena caliente, las visitas a los onsen y el recorrido turístico de los infiernos de los que os voy a hablar hoy en este post.

Se trata de 8 zonas de aguas termales naturales (infiernos) pero, en este caso, no para bañarse sino para visitarlos pues son una especie de parques donde el agua hirviendo que sale del corazón de la tierra forma diferentes lagos, concentraciones de barro o nubes de vapor. En este post os voy a hablar de tres que fueron los que visité ya que creo que no merece la pena visitar todos. Existe una entrada conjunta por 2000 yenes para visitar los 5 principales (los otros 3 están en una zona un poco más alejada) pero algunos no parece que sean tan bonitos y uno, por ejemplo, se ha convertido en una especie de parque de cocodrilos.

Para acceder a la zona de los infiernos, debemos tomar el autobús y bajaros en la estación de Umijigoku-mae. Podéis consultar cuál coger en esta web (en inglés) en la que deberéis poner en el cuadro de texto de destino el nombre que os he dado y en el de salida, el lugar donde os encontréis (habitualmente en la estación de Beppu). A continuación os saldrá qué autobús tomar, precio, cuánto tiempo tarda y horario.

Una vez llegáis a esta zona, os recomiendo seguir recto hacia la zona principal de los infiernos donde se encuentra el más famoso de ellos Umi-jigoku (海地獄) que literalmente significa ‘infierno del mar’, por el color de sus aguas como veréis más adelante. Hay una plaza principal que da acceso a tres de los infiernos y al fondo tenemos un paisaje montañoso verde de gran belleza pero invadido del vapor blanco que emana de los diferentes infiernos.

En este mapa, podéis ver un poco la situación de los infiernos. En la esquina inferior derecha vemos los que no están incluidos en el pase de 2000 yenes y para los que debemos coger otro autobús.

Aquí podéis ver la entrada al de Umi-jigoku que ocupa la parte central del mapa que tenéis arriba (donde está el parking con los coches de colores) y que fue el inicio de mi ruta.

Si no compráis el pase para los 5 infiernos (de 2000 yenes como os comentaba), acceder a cada uno de ellos cuesta 500 yenes (por lo que yo, al visitar tres, aboné 1500).

Cuando entramos al Umijigoku, en primer lugar, vemos una especie de fuente en la que se nos indica la temperatura del agua (98 grados):

Justo al lado de esta fuente de madera hay un pequeño estanque con flores de loto aprovechando la calidez del clima provocado por la temperatura del agua:

Antes de llegar a lo que es el “infierno del mar” propiamente dicho, nos encontramos con otro estanque, este de mayor tamaño y que también presenta estas flores tropicales, en especial grandes nenúfares. Desde aquí, ya podemos vislumbrar el vapor que emana.

Pero no solo del “infierno” sino que casi por cualquier hueco, se escapa el vapor del agua caliente que circula por todo el subsuelo:

Me sorprendió una foto que nos muestra que en esos grandes nenúfares pueden subirse los niños (de hasta 10 kilos creo) y hacerse una foto. Esto pone de manifiesto la resistencia de estas plantas. Los críos pueden hacerse fotos tan divertidas como estas:

No debemos olvidarnos de que estamos en Japón, paraíso del consumo, por lo que para acceder al infierno propiamente dicho hay que atravesar una especie de túnel reconvertido en tienda de souvenirs. Una vez que hemos cruzado este comercio, nos encontramos con las maravillosas aguas azules de Umijigoku. Ese infierno se formó hace 1200 años por la explosión de un volcán. El agua es de color azul cobalto y esta en ebullición.

La foto de arriba me parece especialmente bella, ya que el rojo del torii japonés conjuga perfectamente con el intenso azul de las aguas. Y es que junto a este lago de agua hirviendo hay un pequeño templo sintoísta japonés con su correspondiente puente rojo.

Desde esta zona obtenemos otra vista del estanque de los nenúfares grandes que os he presentado más arriba. Además tuve la suerte de que, en una de sus ramas, estaba posada una grulla (¿o garza?):

Aunque el infierno principal es este, aquí podemos visitar otro, en este caso de un fuerte color marrón.

Al lado de este segundo pequeño infierno, hay un invernadero del que se explica que mantiene la flora gracias al clima y a los gases emitidos por los infiernos:

Dentro del invernadero encontramos una gran cantidad de flores de loto (de diferentes colores);

nenúfares (en el de la foto, con algunas monedas encima, ya que parece que hay un juego, o tradición, consistente en lanzarlas y tratar de que aterricen sobre la planta, lo que es bastante difícil):

orquídeas y plantas cálidas como plataneros:

Además de la visita a los dos infiernos y al invernadero, hay una serie de caminos muy agradables rodeados de vegetación y en los que no me encontré a nadie. Los turistas (prácticamente todos japoneses) se concentrar alrededor del Umijigoku y no se adentran en ninguna otra zona. En esta parte que os comento ahora, encontramos incluso un merendero muy agradable donde podemos sentarnos a leer o descansar disfrutando de las vistas y con el sonido de los pájaros que nos rodean

Donde sí hay mucha más aglomeración es en el onsen para pies que hay al final del recorrido. Se supone que lo ideal es llevar una toallita para secarse los pies al terminar pero para mí es mucho agradable secárselos al aire. Si no tenéis toalla y queréis usarla, podéis comprar una en la tienda (creo que costaba 100 o 150 yenes). El agua de este onsen está realmente caliente y a mí me costó bastante poder soportar la temperatura. Eso sí, la sensación posterior que se queda en los pies es muy reconfortante. Si hemos caminado mucho, lo vamos a agradecer de verdad.

Tras visitar Umijogoku, me dirigí a otro infierno, en esta ocasión Yama Jigoku (山地獄), es decir, ‘infierno de la montaña’ que, sin duda, de los tres que visité fue el que menos me gustó. La característica fundamental de este es que cuenta con animales salvajes propios de climas templados aprovechando las características climáticas que generan estos infiernos. Así nos encontramos con un pobre elefante entre barrotes.

También hay un divertido grupo de flamencos.

Tienen un pequeño río de agua templada (supongo que mezclada con las termales) donde hay un rinoceronte al que se puede alimentar. Al lado hay un puestecillo en el que comprar verduras como rodajas de zanahorias crudas que se le pueden lanzar:

En otra zona del parque hay una pareja de llamas:

Pero, sin duda, la parte más espectacular es la de los pavos reales pues había uno que tenía la cola completamente abierta lo que creaba una imagen impresionante:

Como digo, lo que es el infierno, es mucho menos impresionante que el otro. Recibe su nombre por la montaña de barro que se ha formado detrás debido a la expulsión continua de vapor durante años. El agua en este caso alcanza una temperatura de 90 grados.

Muchísimo más impresionante (y totalmente recomendable) es el Oniishi Bouzu Jigoku (鬼意思坊主地獄) que podría traducirse como ‘El infierno del bonzo de Oniishi’ (Oniishi es el nombre antiguo del lugar). Este es el infierno del que hay menciones más antiguas pues ya aparece en unas crónicas históricas del año 733. Lo que encontramos aquí son unas piscinas de barro hirviendo que borbotean en grandes burbujas (que asemejan a la cabeza afeitada de un bonzo, por eso su nombre). Merece la pena recrearse un rato en ver estas formas. Os pongo aquí algunas fotos (podría poner cientos porque me cautivaron) que creo que os llamaran tanto la atención como a mí:

Además de las piscinas de barro, al igual que en otros, tiene una zona donde la temperatura y la presión provoca un torrente de vapor:

En este infierno había también un onsen de pies; para mí mucho más agradable que el otro porque el agua no quemaba sino que estaba más templada. Sin embargo, esto gustaba menos a los japoneses que precisamente criticaban su baja temperatura. E incluso tenían sillitas con respaldo:

Además de estos tres infiernos, de los cuales os recomiendo el Umijigoku y el Oniishi Bozu Jigoku (pero no el Yama Jigoku), con el pase podéis visitar Shiro Ike Jigoku (白池地獄) que creo que es muy bonito y merece le pena; y el Oni Yama Jigoku (鬼山地獄) que es un simple mini zoo de cocodrilos y que ni visité ni creo que me perdiera nada.

Otro de los atractivos turísticos de la zona son los “onsen tamago” es decir los huevos duros hechos en este agua que sale de las entrañas de la tierra. En las tiendas de casi todos los infiernos venden packs de 6. Sin embargo, si no queréis (o podéis) comer tantos, os recomiendo que los compréis sueltos en la calle principal que está cerca de la ruta de los infiernos. Esta calle está llena de puestecillos y de tiendas tradicionales y de sus alcantarillas se escapa el vapor del agua caliente. Tuve además la suerte de ver como abrían una de ellas para arreglar algo (supongo):

Aquí tenéis el enlace a un PDF con más información (en inglés) de estos infiernos, una visita mucho más que recomendable. Beppu no sale en las rutas turísticas típicas de Japón pero si disponéis de un poco más de tiempo o queréis conocer un Japón más auténtico y tradicional, Kyushu, y en especial Beppu, es vuestro destino.

Podéis ver muchas más fotos de estos infiernos en este álbum de Flickr.

Como siempre, espero vuestros comentarios que me hacen mucha ilusión y me animan a seguir escribiendo.

Gracias a todos.


24 Responses to “別府地獄 Los infiernos de Beppu”

  1. Viendo las fotos he descubierto que estuve en ellos en 2004 o 2005. Sabía que me habían llevado pero no recordaba a cuáles.

  2. Guau!! La verdad es que las fotos hablan por sí solas! que lugar tan increible :)

  3. Me gustan mucho estos recorridos por montaña donde se puede encontrar no sólo las maravillas de la naturaleza sino también pequeños motivos religiosos, como el tori, perdidos entre tanta espesura.

    Me apunto el lugar, lo que más me gusta es que está fuera de las rutas típicas japonesas.

    Las fotos son preciosas.

  4. Realmente espectacular! Un post curradísimo y unas fotos magnificas. Nos has transportado con tus descripciones a este lugar tan singular y, además, lo detallado de la ruta resulta muy útil para quien vaya realizar este recorrido. FELICIDADES!!!

  5. Bueno, como me ha gustado mucho esta entrada te voy a dejar un comen ^^ Ésta es una excursión que tengo planeada para mi próximo viaje. Lo de los onsen para los pies no lo sabía y va bien saberlo. Llevaré una toallita por si no me da tiempo a secarse al aire, aunque creo que con el calor que debe hacer ahí se secarán en un plis. Con lo que me gusta a mi meter los pies en el agua!
    Una entrada muy completa, si señora.

  6. Realmente bonito. Las fotos son preciosas, pero estoy de acuerdo contigo en que la del inferno azul con el tori rojo es preciosa. Y muy raro y curioso el de las burbujas de barro.
    Espero que disfrutes de esta nueva etapa :)

  7. Una de mis asignaturas pendientes en Japón, después de leer tu post me apetece mucho ;)

  8. Que pintaza tiene este lugar, anotado para una futura vuelta a Japón, que espero que no tarde… XD

    Te sigo, no conocía tu blog, dale las gracias a Pau :P

    Saludos!!

  9. ¡Espectacular el sitio! Parecen imágenes de como debió de ser el comienzo de la Tierra, con esas aguas hirvientes, las humaredas de vapor y el barro burbujeante. Lo del zoo sobra.

  10. ¡Los infiernos de Beppu! Lo cierto es que todos tienen su encanto, aunque hay algunos realmente impresionantes.

    Qué gracia, en Japonismo estamos haciendo una mini-sesión de infiernos, también, recordando el viaje de 2007.

    ¡Molan las fotos!

  11. En 2008 hicimos un breve recorrido por el este y centro de Kyushu. Visitamos Beppu, donde nos alojamos en un ryokan MUY tradicional, con onsen privado. Vimos algo de lo que mencionas, pero no todo. Y la verdad es que apetece.
    También estuvimos en el monte Aso, no te lo pierdas, que está cerca y es espectacular.

  12. Cuando visité Japón con los colegas lo primero que hicimos fue, según salimos del avión y aprovechando el Japan Rail, pegarnos la paliza hasta Beppu (ocho horas de trenes con transbordos). Totalmente recomendado, uno de los mejores recuerdos de nuestro viaje.

    Por cierto, la toalla por 150 yenes fue una de las mejores inversiones que hicimos. Al final no usábamos nuestras propias toallas traídas desde casa sino que usábamos esas para secarnos después de ducharnos.

    Muy buen post, resume muy bien este lugar del pintoresco Beppu ^_^

  13. Marco Pozo: ¿Visitaste estos mismos tres? ¿Algún otro?

    Akihabara Princess: La verdad es que es muy bonito.

    Hatsue: Está fuera de las rutas típicas para los extranjeros (aunque algunos pocos a pocos empiezan a venir) pero no para los japoneses ya que es un detino muy muy popular entre los nipones.

    Jose Luis: Muchas gracias pero eres poco objetivo, je, je.

    Yukino12: Desde luego si vas a estar en Oita, tienes que venir a Beppu. Además de los onsen, hay un montón de montañitas a las que se puede subir.

    anele: Ya está a su fin esta etapa en Beppu (hasta principios de agosto). Gracias!!!

    Pau: Kyushu tiene muchas cosas que ofrecer y Beppu es uno de sus puntos más destacados.

    José Carlos DS: Bienvenido al blog. Si vas a venir a Japón, y te apetece, puedes darte una vuelta por el blog que tiene ya unos 6 años. Espero que pueda ayudarte.

    mancor: Muy acertada comparación la del origen de la tierra. Sobre el zoo, totalmente de acuerdo. Imagina el otro al que no fui, que básicamente tiene cocodrilos.

    Laura: ¿También os gustó el de los cocodrilos? Ese no lo visité. A los que quiero ir a los dos que están fuera de los 5 principales. / He leído atentamente vuestras entradas de los infiernos en Japonismo y espero que se anime a leerlas mucha gente.

    josecrem: Justamente, si todo va bien, el próximo post es sobre el monte Aso donde estuve a principios de junio. Gracias por pasarte por el blog.

    Zernebock: Muchas gracias por tus palabras y me alegro de que disfrutarais tanto de Beppu.

  14. Joder vaya semanita llevo, estoy llegando tarde a todos los blogs, pero bueno mas vale tarde que nunca!!! La fotos molan, como siempre, y como siempre quiero ir a verlo!!! y como siempre me da que me tendre que conformar con la fotos y con lo que cuentas XDDDDDD

  15. Si esta en Kyushuu el proximo invierno me doy una vuelta, ya que cuando hace frio se antoja mas ir al onsen.

    Lindas fotos como siempre.

    Saludos

  16. Tienen muy buena pinta esos infiernos, no me importaría probarlos desde luego. Al igual que Pau, es mi asignatura pendiente del país, pero seguro de la próxima no pasa que pruebe uno en condiciones :)

    Un saludo.

  17. Supongo que al ampliar el Shinkansen iran llegando muchos más turistas extranjeros con RailPass a Kyushu. Aunque Beppu está un poco alejada de la línea seguro que allí también se dejará notar. Anda que lo que me perdí…

  18. Me ha encantado esta entrada, ya lo he incluido en mi lista de lugares que visitar cuando vaya a japon. Gracias por compartirlo, sino me perdería un lugar tan bonito y a la vez curioso.
    Psd:きれいな写真です。(*^o^*)v

  19. ¿nadie se ha dado cuenta de que eso de la foto no es un rinoceronte sino un hipopótamo? :-)

    Por lo demás, muy bonito el sitio y muy espectacular. Preciosas fotos.

  20. Battosai: Emigra!!! jeje. Me alegro de que te haya gustado el post.

    Coca: Ciertamente. Seguro que en invierno se agradecen mucho. Ahora a finales de julio, la verdad es que no apatecen tanto.

    Javier I. Sampedro: Lo cierto es que Kyushu está siendo una sorpresa muy agradable. Está todo lleno de naturaleza.

    保瀬: Que yo sepa (pero puede que me equivoque) hace ya tiempo que el shinkansen llega a Hakata.

    Lau: Muchas gracias y espero que lo visites pronto.

    Fernando: ¡Tienes razón! Muchísimas gracias por el apunte, je, je. No lo voy a cambiar y ya que lo comentas, lo dejaré como anécdota graciosa ^^

  21. Cierto, pero por mi experiencia (tanto propia como de viajeros extranjeros con RailPass que me he ido encontrando después) el railpassero que no se ha movido antes por Japón tiende a tomar como referencia las lineas de Shinkansen y no alejarse mucho de ellas. Salvo gente bien informada, diría que antes como mucho se aventuraban a Nagasaki (nombre que desgraciadamente suena a todo el mundo). De hecho el contraste fue notorio, hace dos años, entre una Nagasaki llena de gaijines y un Kumamoto con predominio abrumador de turistas nacionales. Imagino que, ahora que la línea atraviesa la isla de norte a sur, Kyushu se hará más frecuentada por extranjeros.

  22. 保瀬 Yo sí vi turistas extranjeros en Kumamoto aunque creo que no tantos como otros lugares tipo Kioto. En Beppu también pero es verdad que aún menos

  23. que post tan interesante y que hermosos lugares

  24. sakura: Los infiernos de Beppu son muy bonitos e impresionantes, la verdad

Deja un comentario

« »