irukina.com

Lost In Tokyo

11  11 2007

北海道 Hokkaido tercera parte. El lago Toya y el volcán Usu

Este post es continuación de Hokkaido segunda parte. Asahiyama y Furano.

En mi tercer día en Hokkaido decidí hacer una excursión por mi cuenta a la zona del lago Toya (Tokayo) donde además se podía visitar un volcán todavía en actividad con un inmenso cráter.

Para acceder a esta zona cogí un autobús de línea regular que salía desde la estación de Sapporo. Era un autobús normal que efectuaba varias paradas antes de llegar al punto final de destino. Me sorprendió (nuevamente) el paisaje que podía contemplar a través de las ventanillas, ya que eran todo montañas completamente cubiertas por árboles; miles de árboles, todos de una frondosidad tan tupida y espesa que no se podía ver la tierra, todo era verdor. Por eso, mirara a donde se mirara, sólo había árboles y más árboles como una sábana de intenso verde extendida sobre los montes. Algunos de ellos estaban cubiertos por nubes.

Más o menos al cabo de una hora y media, el autobús hizo una parada en una estación de servicio o algo parecido. Este fue el paisaje que pude contemplar:

Allí parados había también un grupo de militares pero no tengo ni idea de que es lo que harían por allí:

Poco antes de llegar ya se podían ver las primeras escenas del lago:

Por fin terminó el viaje y nos encontrábamos ya en la zona del lago. Estaba bastante nublado pero el paisaje era muy interesante. Se puede visitar la zona con algunos barcos que ofrecen rutas, para observar, por ejemplo, las islas circundantes:

Mi intención era ir andando desde el lago hasta el volcán Usu (objetivo fundamental de mi visita) y desde donde también habría vistas del lago, del océano Pacífico y de otro volcán aún humeante llamado Showa Shinzan. Pero el paseo alrededor del lago terminaba y no parecía que estuviera cerca la zona del volcán pese a que en todos los lugares (mapas, guías, etc.) había leído que estaba cerca. Continué andando y aparecí en una carretera, y ya bastante desesperada porque parecía que el famoso volcán no estaba cerca y ni siquiera a la vista. Sólo veía carretera delante de mi pero ni un alma ni, desde luego, indicación alguna:

Por todo ello, cada vez me sentía más agobiada y, finalmente, opté por entrar a un hotel que allí había para preguntar. Allí me explican que el volcán está bastante lejos para ir andando, a más de una hora a pie. Amablemente, la señorita del hotel consultó un horario de autobuses (autobuses que, para más inri, salían del mismo sitio donde me había dejado el autocar de Sapporo) y resultaba que justo acababa de perder uno y ya no había otro hasta las 12:45 (y aún faltaba una hora y media). Por eso, pensé que si había ido hasta allí sola, había cogido un autobús para acercarme a esa zona remota, había tratado de superar mi tristeza, ¿iba a poder conmigo ese contratiempo? Pues no, no lo iba a permitir, por lo que me armé de valor y decidí ir andando. Tengo que confesar que sí, que fue durillo pues se trataba de pura carretera, sólo con arcenes (a veces extremadamente estrechos) y, por supuesto, sin aceras. Además, eso de ir caminando por una carretera solitaria debía resultar bastante extraño para los conductores japoneses: una “gaijin” sola andando por el arcén de una carretera de una zona de Hokkaido adonde ni siquiera llegan los trenes.

Por el camino me consolé pensando que, al menos, estaba pudiendo disfrutar de unas vistas únicas que otros se perdían por ir en coche, pero lo cierto, es que desde arriba del volcán, luego las vería aún mejor. Aún así, os pongo algunas de ellas, las que me más me gustaron:

A lo largo de este camino, vi ya la cumbre humeante del volcán aunque luego, en la zona de aparcamientos (sniff, sniff, donde llegaba todo el mundo motorizado) se podría ver aún mejor:

El último trecho fue el más difícil pues tenía bastante pendiente, vamos que era toda una señora cuesta. Además, hacía mucho viento bastante fresco que me daba de lleno en la cara (y recordad que además estaba bastante constipada porque ya sabéis que el refrán dice que todo se junta; así que con ese viento aún me resfrié más). Y en este punto, al menos, la vegetación era bastante bonita:

Y EN EXCLUSIVA, por primera vez en este blog ¡mi voz! Es que como me sentía sola y un poco hasta las narices de esa caminata, grabé con la cámara desde esa carretera (recordad, solitaria y en la que sólo pasaban coches a toda velocidad) la parte de arriba del volcán Showa Shinzan y comento (subid el volumen si no lo oís bien, je, je) con mis palabras lo que siento al tiempo que explico las imágenes. PONED ALTAVOCES (claro, esto si me queréis oír, je, je):

Por si con el vídeo no se ve muy bien el humo de la montaña Showa Shinzan (al lado del volcán Usu, que es al que se podía subir), aquí tenéis las fotos de
lo que yo veía:

Y, cuando por fin, llegué al fin del camino, resultaba que desde ahí había unas vistas estupendas de esa montaña, además con una preciosa pradera verde delante:

Desde esa parte se podía coger un teleférico que llegaba justo hasta la cumbre del volcán Usu (donde había vistas de esta otra montaña de las que he puesto imágenes, del océano Pacífico e incluso del lago Toya).

El viaje en teleférico la verdad es que es muy bonito pero también bastante caro. Y (como se observa, por ejemplo, en la segunda foto) las vistas eran impresionantes:

Y ya desde la cumbre del monte Showa Shinzan, vistas del monte Usu y del lago Toya:

Desde el lugar donde nos dejaba el teleférico, ya se observaba perfectamente las paredes humeantes del volcán:

Había un pequeño camino pavimentado que llevaba hasta un punto privilegiado de observación del cráter del volcán y cuyo paisaje lleno de diferentes verdes y marrones es también digno de ser mostrado:

Y al fin, alcancé la zona del cráter. Un cráter formado por la erupción de 1977 y que tiene 350 metros de diámetro:

Además, resulta que existía una ruta que rodeaba todo el cráter humeante pero había una indicación donde decía que la duración aproximada de esa excursión era de 40 minutos. En ese momento eran la una del mediodía y se suponía que todavía tenía que volver al teleférico (que pasa cada quince minutos) calculando bien el tiempo para poder coger el autobús hacia la zona del lago, que salía de la base del monte a las 14:15 porque ya el siguiente era a las 15:00, tal vez demasiado tarde para llegar bien al lago, coger el autobús a Sapporo y después el avión. Además estaba muy cansada pues recordad que había hecho un largo camino por la carretera. Me dio bastante pena no poder hacer este recorrido, todo de escaleras, porque parecía realmente precioso y además el humo llegaba hasta la base misma del sendero:

Y para ver mejor el cráter y este camino, desde aquí también hice un vídeo (y también con VOZ, como los dos anteriores):

La pena es que si hubiera sabido desde el principio que este volcán no estaba tan cerca del lago, podría haber cogido el autobús desde allí para llegar con tiempo y menos cansada y así realizar esta ruta.

Por lo tanto, decidí volver y al bajar del teleférico me tomé un ramen típico de Hokkaido en un pequeño establecimiento que allí había:

Después de comer, me subo al autobús que en 15 minutos (frente a la más de una hora de caminata que había realizado yo) me lleva al lago y aún me sobra una hora hasta la salida del siguiente autobús (el que me llevaría a Sapporo). La verdad es que esto de los autobuses resulta ser un rollo, porque me sobraba tiempo pero, por ejemplo, no suficiente para poder hacer una excursión en barco de las que allí había. Sin embargo, tengo la fortuna de descubrir un onsen público (y, por tanto, gratis) para pies. Hokkaido, como casi todo Japón es rico en aguas termales debido precisamente a la existencia de volcanes. Gracias a estas aguas termales para pies y piernas me repongo de mi fatigante excursión:

Hay que ver lo a gustito que estuve, je, je:

Y después del relax, cogí el autobús hasta Sapporo; desde allí, el tren hasta el aeropuerto; después el avión hasta Haneda y, por último, en Tokyo, dos trenes para, POR FIN, llegar a mi casa.

Y así acaba el relato de mi mini viaje por la isla más septentrional de Japón.

Muchas gracias a tod@s por leerme y comentarme. Vosotros sí que sois mi bocanada de aire fresco.

—————————————————————————-

Os he contestado a tod@s en los post anteriores (incluso algunos bastantes antiguos).

Replacing Emoji...
Replacing Emoji...

4 Responses to “北海道 Hokkaido tercera parte. El lago Toya y el volcán Usu”

  1. Bonita historia. Quiero ir a Hokkaido este agosto y entre mis visitas esta prevista la del lago toya. Lo de los onsen publicos suena estupendo para relajar partes del cuerpo..Me encantaria ahora, con el frio qué hace en barcelona.

  2. juan: Son onsen sólo de la parte de los pies pero seguro que de pago hay de todo el cuerpo y suele ser barato.

  3. Ojalá fuese tan valiente para viajar sóla y realizar viajes tan bonitos como los que detallas. Gracias por el viaje virtual.

  4. Adriana: En Japón es muy fácil viajar sola, seguro que te animabas

Deja un comentario

« »