irukina.com

Lost In Tokyo

06 2008

四国 Viaje por la región de Ehime en Shikoku. Segunda parte

Hola a tod@s:

Este post es continuación de 四国 Viaje por la región de Ehime en Shikoku. Primera parte

El segundo día en Shikoku lo dediqué a la propia ciudad de Matsuyama, cuyo atractivo principal es su castillo así como una antigua red de tranvías.

Este segundo día estaba muy cansada así que me levanté un poco tarde para lo que es una jornada de turismo, a las 9:30. Me dirijo andando a la zona de la base de la montaña donde se sitúa el castillo que está muy cerca de mi hotel. Cuando llego allí, veo que existe la posibilidad de subir en teleférico o en telesilla y me decido por lo primero pero, no sé cómo, me equivoco en la máquina de compra de billetes y acabo adquiriendo uno (de ida y vuelta) en telesilla. Sin embargo, resulta ser una sorpresa muy agradable y es mucho más encantador y exótico:

Desde el telesilla a mi espalda, había unas preciosas vistas de la ciudad de Matsuyama:

Y entre los pinos de esta montaña (no en vano, Matsuyama significa ‘montaña de pinos’) se divisa de repente la imponente figura del castillo. Es casi una sorpresa, porque durante todo el trayecto en el telesilla sólo se veían árboles y, de repente, el aparato sube un pequeño repecho y aparece ante nuestra vista esta construcción:


Una vez que se llega a la cumbre de la colina, nos encontramos ya con el castillo en todo su esplendor que además se puede visitar por dentro:

Este castillo se terminó de construir en 1627 tras 24 años de trabajo y aunque originalmente fue mandado construir por Yoshiakira Kato (y pertenecía a esta familia) desde 1635 pasó a la familia samurái de los Matsudaira, concretamente a Saduyaki Matsudaira quien reconstruyó el edificio principal con tres pisos tal y como lo encontramos ahora.

El castillo sufrió un incendio en 1784 debido a un rayo y su reconstrucción (según la forma original que podemos observar ahora) no comenzó hasta 1820 y se completó en 1854. También sufrió algunos daños durante la Segunda Guerra Mundial debido a los intensos bombardeos que hubo en la zona. Los trabajos de reconstrucción no cambiaron su anterior forma.

Como siempre ha servido de residencia de samuráis la construcción defensiva es muy importante y, por ello, (además de su evidente posición estratégica) tiene numerosas puertas para confundir y atrapar a los enemigos.

Es una edificación muy grande y de arquitectura muy interesante, con alguna de sus partes totalmente en madera:


Este viaje lo hice en febrero por lo que todavía no había florecido casi ningún árbol, in embargo, sí podemos ver algunos ciruelos con los primeros tímidos brotes de flores:

Creo recordar que la entrada cotaba unos 400 yenes y se puede entrar en todo el recinto interior así como visitar el edificio por dentro. En la siguiente foto, la parte justo de la entrada (donde se paga):

En esta parte interior, podemos tener vistas mucho más cercanas del castillo y de toda su arquitectura:

El edificio por dentro contiene espadas, traje de samuráis, etc. así como explicaciones sobre el castillo y la ciudad de Matsuyama. Se puede subir hasta la parte más alta del castillo y así pude obtener vistas más detalladas del tejado del castillo:

Desde aquí arriba se tienen vistas de toda la villa de Matsuyama, incluido Dogo Onsen, lugar que visitaría más tarde y que es otro de los grandes atractivos de esta ciudad, ya que es el onsen (aguas termales) más antiguo de Japón.

Pero además hay vistas de todo el conjunto del castillo sobre la colina y los alrededores de la montaña de pinos:

Decido bajar del castillo por otro camino y a pie, una zona mucho más tranquila para visitar un parque que está en la base de la colina pero, claro, al hacer la vuelta caminando pierdo el ticket que había comprado para el telesilla (era de ida y vuelta) pero es que no quería hacer la misma ruta otra vez. Lo que pasa es que tengo la sensación de que no paro de perder dinero una y otra vez pero, en fin, es lo que tiene el turismo y el no saber.

Este camino de bajada es muy tranquilo y tiene un aroma muy agradable procedente de los miles de pinos que cubren la montaña.

Tras la bajada se llega a un parque del que al principio pienso que está cerrado puesto que no se ve a nadie dentro. Pero, en realidad, no está cerrado y puedo entrar por sólo 100 yenes. Además está prácticamente vacío.

Hasta ahora no os he contado que Ehime es una región famosa por las mandarinas y se pueden comprar en muchos lugares. En este parque (cuyo nombre es Ninomaru Shiseki Teien) tenían en la entrada un cesto de mandarinas y se podían coger.

El parque es bastante normal pero desde aquí hay una vista diferente del castillo de Matsuyama:

Además es un parque bastante simétrico con las plantas y las flores situados en parterres y espacios cuadrados. En esta época del año (recordad que era febrero) no había apenas árboles florecidos por lo que creo que no estaba tan bonito como pueda estar en otros momentos.

Y haciendo fama de su producto insignia (las mandarinas) había, por supuesto, un arbusto con estas frutas. Aunque, obviamente, éstas no se podían coger (aunque no miraba nadie pero noooo, nooo, no robé ninguna mandarina, ya había cogido una gratis en la entrada):

Una de las cosas más interesantes del parque es un Suikinkutsu (窟), que significa algo así como ‘agujero de agua de koto’, el koto es un instrumento musical tradicional japonés-. Y ¿qué es esto preguntaréis? Pues es un mecanismo muy curioso que hay en algunos jardines japoneses. Es una especie de recipiente donde caen las gotas de agua pero colocado al revés de tal modo que las gotas al caer rebotan y producen un agradable sonido, como una campanilla, que recuerdan (se supone) al sonido del koto. En el siguiente gráfico podéis ver un poco un esquema de este aparato así como su explicación en inglés y en japonés (este gráfico estaba situado en el propio parque). Recordad que si lo queréis ver mejor podéis ampliar la foto pinchando en ella:

Y aquí la foto del objeto en cuestión:

Y grabé un pequeño vídeo para captar un poco este sonido que la verdad era muy interesante. El vídeo es realmente malo, perdonad, pero espero que al menos podáis captar un poco la música que producen las gotas de agua al caer. He intentado que sintáis como yo sentí, es decir, con la sensación de poner la oreja sobre el tubo. Es muy cortito pero espero que escuchéis algo:

embedded by Embedded Video

Como me sucede muchas otras veces en Japón, la casualidad quiere que me encuentre con cosas que no espero. En esta ocasión, tengo la suerte de toparme con una pareja de novios vestidos con kimonos que habían acudido al parque a hacerse unas fotos:

Desde aquí me propongo seguir más o menos la ruta del mapa aunque, en ocasiones, me pierdo un poco. Mi intención es visitar la casa de dos literatos que se afincaron en Matsuyama. Pero la primera estaba en restauración por lo que no podía verse. Sin embargo, tras una subida por una zona verde (con altos árboles de bambú), se puede llegar a la otra:

Esta casa recibe el nombre de Gudabutsuan y en ella vivieron dos escritores durante la primavera de 1859. Así en la segunda planta estuvo viviendo Natsume Soseki (de quien hablé un poquito en el primer post) y en la primera Masaoka Shiki. La verdad es que es un lugar muy bonito y tranquilo y prefecto para inspirarse y escribir. De hecho, yo me senté delante de esta casa mientras me comía la mandarina que había cogido en el parque y aproveché para escribir mis impresiones de lo que llevaba de viaje en un pequeño cuaderno que llevo siempre encima (notas que luego utilizo para escribir este blog que ahora leéis):

Bueno, voy a dejar aquí esta segunda parte aunque no está acabado el primer día, aún falta la tarde pero estoy ya un poco cansada de escribir y quiero publicar hoy porque mi ordenador vuelve a hacer de las suyas y no sé cuándo podré volver a tenerlo conmigo así que de momento os va éste. Ya os presentaré más entregas.

Gracias por leerme y saludos para tod@s (tenéis contestaciones a vuestros comentarios en posts anteriores).

Más saludos, recuerdos y besos gigantes a VIR


16 Responses to “四国 Viaje por la región de Ehime en Shikoku. Segunda parte”

  1. Bonita visita. Al leer lo de las gotas, primero pensé que era uno de esos mecanismos en los que un tronco golpea el agua creando un sonido seco y curioso. No sé cómo se llaman, lo siento.

    Gracias por el post.

  2. Primera vez que comento en tu blog, creo.

    Me dieron muchas ganas de irme de viaje! Jeje. Me parecen preciosas las imagenes, y los lugares… Y super completo tu post, me encantó.
    Gracias!

    Saludos.

  3. Que guay, sentarse en el telesilla y a disfrutar del paisaje.

  4. Maravillosa la crónica y las fotos. Parece como si fueramos a tu lado, me encanta ese nivel de detalle.

    Sigue así.

    Saludos.

  5. Por eso decía yo en mi blog que viajabas mucho jejeje. Quién pudiera.

  6. Hola amiga: La verdad que perfectamente pudieras ser una guía de viajes. Precioso post, como todos los tuyos, detallado y adornado con muy buenas fotografías. Un beso.

  7. Irukina: Se me pasó comentarte sobre lo que dijiste de que el castillo estaba lleno de “recovecos” para despistar al enemigo. Entonces llevabas un guía todo el tiempo? Si fuera yo, seguro me hubiera perdido junto con el boleto de regreso. Gracias por estas preciosas fotografías y además por tomarte el trabajo de captar en un video el sonido del agua. Y qué tal la mandarina? Es una de mis frutas preferidas. Un abrazo. Madeleine

  8. Me han encantado todas las descripciones y las fotos ¡Como siempre! Y que bien que podamos disfrutar de ese sonido del agua en la caña. Un beso

  9. solo una cosa: IM-PRESIONANTE

    realmente es todo precioso y no te preocupes si pierdes los tikets le pasa a todo el mundo asique trankila!
    pero el telesilla es mejor para hacer turismo porque se ve todo y tal!
    venga espero que esta vez si se soluvione el problemilla con el vaio!

    matta ne!

  10. como te lo montas para sacar tiempo y dinero para viajar por japon? tanto se gana de profe? viajas como japo o con japan rail pass?

  11. Estan bonitas las fotos al igual te todo el texto, poco a poco todos vamos conociendo algo mas de Japon.
    Saludos. http://miradorlatino.wordpress.com

  12. Las mandarinas (tachibana) Japón y en China son muy importantes, aunque parezca que no. Una vez leí, hace mucho, que dice la tradición que un emperador japonés estaba muy enfermo y mandó a sus embajadores a China a por una medicina especial que ellos tenían que curaba todo y te daba longevidad. Allí que se fueron los embajadores por toda China buscando la medicina ‘especial’ que no era otra cosa que ‘mandarinas’. Cuando los embajadores volvieron a Japón el emperador ya había muerto pero desde entonces es símbolo de longevidad y buena salud. Creo que se puede ver alguna vez un arbolito de mandarinas en las puertas de algunas casas para atraer a la salud de los habitantes. Una vez comenté esta tradición con unos amigos nipones y ellos mismos la desconocían, así que vete a saber…

  13. Perdonad, sigo sin ordenador por lo que todo esta escrito sin tildes y sin nuestra espanyola letra

    Carola: Gracias a ti por leerme.

    Pedro: Espero que sigas comentando, je, je. Me alegro de que te guste. Un saludo y bienvenido.

    Sonic17: Es verdad

    algogoku: Muchas gracias

    Prognatis: Que va, no viajo tanto y todo muy cortito, maximo 3 dias.

    Senora Nostalgia. Me sonrojas como siempre

    Senora Nostalgia: La verdad es que toda la ruta estaba indicada y solo habia que seguir las flechas. Era sencillo. La mandarina no estaba tan rica como esperaba.

    e05h0003: Otro para ti.

    adrian: Pues sigue el problema con el VAIO

    julio: De verdad que no viajo tanto solo que es lo que mas cuento, son escapadas de maximo 3 dias y hago una cada 3 o 4 meses. Viajo como japo y con pakc de avion y hotel hay muy buenas ofertas. Por libre es mucho mas caro como me ha pasado cuando han venido mis padres que habia que pagar shinkansen y tal (ellos tenias Japan Rail Pass pero yo no)

    Javier: Muchas gracias.

    Vanessa M: Muchas gracias por tu aportacion de las mandarinas. No conocia esa historia y es muy interesante. Y sobre lo de tus amigos nipones es normal, muchas tradiciones no las conocen los jovenes.

  14. Esta es la primera vez que me decido a comentar en tu blog, au nque la sigo desde hace tiempo. Me encantan y apasionan todos tus posts, y me encantaría de verdad viajar a Japón algún día. De echo, estoy conociendo muchos cosas gracias a tu blog, como por ejemplo la floración de las hortensias.
    Sigue así, viajando y descubriéndonos la belleza de Japón.

    PD: también ando con problemillas con mi ordenador….cada vez k tengo k hacer un trabajo se estropea………

  15. mis abuelos son de ehime ken matsuyama toda mi familia esta en japon hace 18 años mio apellido es japon es TODO por parte de mi madre japonesa ella nunca llego a matsuyama se crio en Peru estoy averiguando sobre mi apellido pero no puedo entrar a nunguna pagina en internett tengo el koseki toogoon de la familia si no me equivoco este samurai sale entre la 2 y 3 era, generacion me comentaron hace mucho tiempo que en la plaza de matsuyama esta una estatua de dicho samurai espero algun dia conocerlo estan muy bonitas las fotos y el castrillo te felicito fue un buen viaje espero saber mas de ehime ken buscare la 1era. parte de tu viaje chauuuu

  16. Nesutoru: Espero que comentes más a menudo y me alegro mucho de que te guste el blog. Un saludo

    vilma rozas todo: Me alegro de haberte acercado un poquito a tus raices con mis artículo de Ehime. Espero que se cumpla tu sueño de visitarlo. Gracias por leerme

Deja un comentario

« »