irukina.com

Lost In Tokyo

21  04 2010

式根島 Shikinejima (Segunda parte)

Hola a tod@s:

Este post es continuación de 式根島 Shikinejima (Primera parte).
El segundo día después de un opíparo desayuno en el minshuku (pensión japonesa) del que no tengo fotos, cogimos de nuevo unas bicicletas y nos dirigimos a visitar la otra mitad de la isla. Hacía bastante calor (tras el tifón suele ocurrir que el tiempo queda muy despejado) y al adentrarnos por zonas verdes los mosquitos nos acribillaban literalmente. Primero, tras circular por unas carreterillas, dejamos las bicis e hicimos a pie un pequeño camino boscoso que llevaba hasta una zona de mirador de la isla.

La imagen que veis arriba es desde el mirador que era una simple estructura de madera de dos pisos con una escalera rudimentaria. De aquí nos fuimos bastante rápido porque, como digo, había tantos mosquitos que estar andando o parado era bastante desagradable. Volvimos a las bicicletas y en ruta por las carreteras interiores de la isla, ascendimos (lo que se notaba de modo extremo en nuestras piernas) para llegar al punto más alto de la isla, una pequeña colina con excelentes vistas de toda la zona. Una vez allí, se puede subir por unas escalinatas de madera a la “cumbre”.

En la cima de esta pequeña montaña hay unos mojones de madera que nos indican la altura y situación.

Las vistas desde allí eran realmente impresionantes y más debido a que el día era completamente despejado y no había ni una nube que pudiera enturbiar el paisaje.

Desde allí bajamos (lo que era una gozada después de la empinada subida) y nos dirigimos a una de las calas que hay en esta zona. La verdad es que son playas pequeñitas de arena fina y agua cristalina y azulada, lo que es todo una sorpresa ya que las playas de Tokio (y recordemos que, aunque lejos, estas islas pertenecen a la prefectura de Tokio) suelen estar bastante sucias y sus aguas son de todo menos limpias.

Hay varias calas de este tipo en toda la isla, pero a alguna de ellas sólo se puede acceder en barco. A la que fuimos nosotros se llegaba en bicicleta y andando. Es una playa de arena pero en el fondo tiene muchísimas rocas con una gran cantidad de vida marina por lo que es un sitio ideal para hacer submarinismo o snorkel. Y esto último fue lo que hice yo, por primera vez en mi vida. Siempre me ha encantado el agua y nadar pero con el tubo del esnorquel me parecía bastante complicado porque no sabía bien cómo respirar. Per una vez que practiqué un poquito, lo cierto es que era bastante fácil y muy muy agradable. Con una gafas más el tubo se puede estar un rato disfrutando del fondo marino. Así, pudimos ver numerosos peces azules, anaranjados y bancos de algunos más pequeñitos.

Y alguna de las otras playas.

Como todo lugar en Japón, también en Shikinejima hay algunos templitos, en este caso de tipo sintoísta, algo lógico en una isla donde la naturaleza (y la fuerza que ésta conlleva) son muy importantes por lo que tener santuarios y altares dedicados a los diferentes kami (divinidades sintoístas japonesas que suelen tener relación con la naturaleza).

Tras las excursiones, fuimos de nuevo a un de los onsen del día anterior a relajarnos en agua calentita mirando el mar.

De vuelta al minshuku y tras el pertinente ofuro (ya sabéis, el baño tradicional japonés en bañera), tuvimos otra cena llena de pescado y productos de la isla, absolutamente deliciosa. Y la verdad es que también muy muy abundante, menos mal que la hora de la cena en estos lugares es pronto. Además se podía repetir de arroz y sopa.

Al día siguiente la dueña del minshuku, nos llevó hasta el puerto para poder coger el barco de regreso a Tokio. Lo que ocurre es que nos trasladó mucho antes de la salida del barco así que pudimos dar un paseo por la zona. Además, en e puerto había una especia de pequeña sala de espera con dos pisos y bonitas vistas del agua del puerto (muy muy limpia, por lo que parecía increíble que fuera agua donde atracan barcos). En las paredes había fotografía en grande de la flora y fauna de la isla así como de las obras de remodelación del puerto.

Aquí os dejo alguna instantáneas de los alrededores del puerto, cuyas aguas azules os van a sorprender.

Y la última vista de la isla, desde el barco:

Un viaje acortado a dos noches (eran tres) debido a un tifón pero muy muy interesante y productivo. Si tenéis ocasión, os recomiendo estas islas de Tokio.

Podéis ver todas las fotos del viaje en este álbum.


7 Responses to “式根島 Shikinejima (Segunda parte)”

  1. La verdad es que tiene una pinta increible, playita, pozos con agua calentita, ains menuda envidia todo menos la comida.

    Los mosquitos a mi me masacraron en Kyoto, los de aqui me pican y no me sale marca pero los de Kyoto me hicieron autenticas averias. Menos mal que tenia afterbite XDDDD

    Adios y sigue disfrutando!!!!

  2. Qué maravilla, qué preciosidad de sitio. Ya me gustaría ir en alguna fecha buena para snorkel con un tiempo agradable…

    Ir así sin prisa, viendo otro Japón, relajado, espero algún día hacerlo.

    Gracias por compartir esa escapada con nosotros.

  3. Una delicia todo!!Otra visión diferente de lo que suele salir en los guías de viaje. Me lo apunto aunque creo que no podré hacerlo en mi próximo viaje.
    Gracias por acercarnos un trozito de Japón a Madrid.

  4. La verdad es que se ve todo precioso. Que maravilla de naturaleza! Y la cena parece un autentico banquete, al menos para los amantes del pescado.
    Sigue deleitandonos con tus viajes y acuerdate de la loción antimosquitos para la próxima!

  5. Tiene una pinta sensacional y estoy sintiendo una envidia sana brutal por no poder estar ahí ahora mismo.

    Los países orientales en general siempre me han llamado mucho la atención, su forma de vida, sus costumbres, sus paisajes…

    Algún día tendré que ir.

    Un saludo.

  6. desde luego es una islita preciosa, lástima que nos la perdiéramos, pero hay tanto que ver en Japón…También la comida se ve muy apetitosa.

    Y, una cosita, ¡¡¡¡¡¿Tu nadando entre peces?!!!!! Que cosas

  7. Battosai: ¿Tú también eres carne de cañón para los mosquitos? / Me alegro de que te haya gustado.

    algogoku: Gracias a ti por pasarte.

    enkal: Sí es bastante diferente a lo que sale en las guías y sin embargo había bastante extranjeros lo que me sorprendió mucho.

    e05h003: Gracias!

    Tropecios&Trapecios: La verdad es que esta parte no es tan oriental pero sí, en cualquier caso te recomiendo que, si puedes, visites Japón. Te cautivará.

    mancor: Bueno los peces estaban en el fondo, hombre. Tú sólo recuerdas los peces que e daban aletazos porque eran voladores pero es que esto es diferente.

Deja un comentario

« »