irukina.com

Lost In Tokyo

30  08 2011

松本 Matsumoto

Hace poco más de un mes estuve en Matsumoto, una ciudad de la prefectura de Nagano cuyo máximo atractivo es el castillo que podéis ver sobre estas líneas. Pero, además del castillo (situado en el centro de la ciudad) el enclave de esta localidad junto a los Alpes japoneses, la convierte en un paraje excepcional para la práctica del senderismo por sus bellos paisajes naturales. Aunque, en esta ocasión no tuve tiempo de poder ver toda la parte natural, como la ciudad está rodeada de montañas, desde el castillo hay impresionantes vistas que dan idea de la belleza de sus alrededores. Otro de los reclamos del lugar son los temari, las pelotas de vistosos colores hechas de algodón y similares a ovillos de lana de las que ya os hablé en el blog en este post. La región también es conocida por ser uno de los principales productores de wasabi de Japón (el condimento japonés extremadamente picante que se toma con el sushi y el sashimi) ya que se necesita un clima fresco y aguas extremadamente limpias y frías, condiciones que cumple esta región al noroeste de Tokio. Por ello, visitamos además del castillo una granja de wasabi, la más grande del mundo y de la que os hablaré al final del post.

Como no teníamos mucho tiempo, por desgracia no pudimos visitar más lugares de la ciudad pero en el camino hacia el castillo cruzamos un río que revelaba parte de la naturaleza de esta prefectura y, junto a él, una calle antigua cuya entrada está protegida por una escultura de una tortuga gigante que da la bienvenida a los turistas:

En cualquier caso, la ciudad es consciente de que su principal reclamo es el castillo y, por ello, lo han convertido en el símbolo de la misma y su forma o figura se utiliza en numerosos lugares como, por ejemplo, esta tienda cuya arquitectura trata de emular a la del castillo:

Para llegar al castillo, desde la estación de tren tenemos que caminar unos 15 minutos y, tras cruzar un parque, aparece de repente esta fortaleza con su impresionante figura escalonada rodeada de los típicos pinos verdes recortados japoneses y el estanque (a modo de foso de los castillos europeos) a sus “pies”:

Este castillo fue construido hace unos 400 años y se lo conoce también como “el castillo-cuervo” por el color negro de sus paredes, como podéis apreciar en el detalle inferior.

Es un castillo bastante peculiar porque no está construido en una colina o cerro como sería lo lógico y como podemos ver en Himeji o en Matsuyama (que también visité) por lo que tiene que utiiizar numerosos mecanismos de defensa como fosos, altos muros o garitas que suelen estar intercomunicados. Uno de los puntos defensivos (u ofensivos, según se vea) más importantes del castillo son los agujeros que hay a lo largo de la fachada para disparar de ellos. Estos huecos son de dos tipos. Por una parte, están los yazama de forma alargada y rectangular que servían para lanzar flechas. Por otra parte, están los teppozama de forma cuadrada utilizados para los disparos con mosquetes. En los castillos japoneses más antiguos sólo hay yazama y los teppozama sólo empezaron a incorporarse en la arquitectura castillística a partir de la introducción de las armas de fuego en Japón. Otro instrumento para proteger el castillo son los ishiotoshi, una especie de trampillas en la fachada desde la que se lanzaban piedras a los enemigos.

En las fotos generales del castillo, podéis observar que consta de dos torres, la menor (llamada Inui Kotenshu) se puede visitar por dentro y aunque parece que tiene tres pisos, en realidad, tiene cuatro pero uno no se puede ver desde el exterior. Esta torre está conectada a la principal por un pasillo cubierto (llamado watari yagura) situado al mismo nivel de la torre menor pero, sin embargo, está un metro por encima del primer piso de la torre principal. Ésta se denomina en japonés Tenshu y fue construida entre 1593 y 1594, cincuenta años después de la introducción de las primeras armas de fuego en Japón, por lo que está construida para utilizar este tipo de defensa de fuego.

El castillo se puede visitar completo por dentro y subir hasta el sexto piso de la torre principal por medio de empinadas escaleras no aptas para indumentarias minifalderas (como era mi caso aquel día). Podemos reseñar algunas cosas de algunos de los pisos. El primero era utilizado básicamente como almacén de comida, armas y munición. En los siguientes pisos, lo más destacable son los mecanismos defensivos y las diferentes herramientas utilizadas para dicha defensa. El quinto piso se usó durante algún tiempo como sala de reuniones para discutir las diferentes tácticas que debían llevarse a cabo en caso de emergencia. Por su parte, el sexto piso, situado a 22,1 metros sobre el suelo, servía de cuartel general para el señor feudal. Esta planta tiene una parte consagrada al dios Nijuroka-yanshin al que hay una leyenda asociada. Se dice que la noche del 26 de enero de 1818 un joven vasallo vio a una mujer vestida elegantemente y con un bolso en la mano que le dijo: “Si el señor de este castillo me deja como ofrenda 600 Kg. de arroz la noche del 26 de cada mes, protegeré el castillo de cualquier enemigo”. Por eso, se cree que el castillo ha sido protegido por esta deidad y que, por ello, ha sobrevivido y es el más antiguo conservado en su forma original.

Una de las partes más interesantes del castillo es la sala con vistas a la luna, abierta hacia el este, el norte y el sur y conectada con la torre principal por la parte occidental. Tiene un balcón o terraza exterior de color rojo y de gran refinamiento que representa los momentos de paz que se vivían en el período que fue construida (entre diferentes épocas de batallas).

Como he dicho más arriba, el castillo está rodeado por una especie de estanque del que hay extraordinarias vistas desde el interior. Una de las más hermosas es la que da a un delicioso y tradicional puente rojo japonés que salva las aguas y que debía servir a los caballeros y guerreros de la época para penetrar en él:

En el segundo piso de la torre principal está situado el Museo de Armas ya que, como se ha explicado más arriba, se utilizaron numerosas armas de fuego para la defensa del castillo que, además, estaba construido en alguna de sus partes, pensando en este tipo de defensa. La colección actual fue recopilada en su mayor parte por el señor Akabane (un ciudadano de Matsumoto) que, junto a su esposa, dedicó gran parte de su vida a recoger armas así como muebles y documentos históricos de Matsumoto. Él quiso expresamente que esta colección fuera exhibida en el castillo y, por ello, se la donó (incluidas 140 armas). La ciudad de Matsumoto abrió el museo en abril de 1991.

Otra de las cosas que hay en el castillo y que me gustó mucho es que, en las paredes, hay diferentes pinturas antiguas con diversas representaciones del edificio, que permiten apreciar su evolución histórica:

Después de visitar el interior, se sale a los jardines y se puede rodear para verlo desde diferentes ángulos.:

Esta imagen del castillo reflejado en el agua me gustó especialmente:

Desde el interior se veía el puente rojo que ahora desde abajo nos muestra otra perspectiva y un bonito contraste del rojo con el negro de la fachada del castillo:

Después de visitar el castillo, cogimos el tren para dirigirnos al pueblo de Hotaka, una zona rural donde se sitúa la granja de wasabi más grande del mundo, como ya os había comentado al principio del post. En la oficina de turismo nos dijeron que podíamos ir a la granja en taxi (5 o 10 minutos como máximo) o en bici, pero al final optamos por hacer el camino a pie, pese al sofocante calor del día. Gracias a eso, pudimos disfrutar con más tranquilidad de la ruta, que comienza al salir de la estación donde nos llamó la atención estas curiosas farolas que representan casas:

Otra atractivo en el recorrido fue un santuario sintoísta de una belleza extraordinaria y que nada tiene que envidiar a los templos de famosas ciudades como Kioto o Kamakura y en el que, hasta tuvimos la suerte de ver a un monje:

Realmente toda esta zona de Hotaka es totalmente rural y para llegar hasta la granja se atraviesan campos de arroz y zonas boscosas con ríos. Lo malo era el calor pues era pleno julio y el sol pegaba con fuerza lo que hacía que no se pudiera disfrutar tanto de los paisajes naturales (que además servían muy bien para desconectar del caos urbano de Tokio).

Y, por fin, bajo el sol asfixiante, llegamos a la granja, cuya entrada es gratuita y que tiene una extensión bastante considerable. Está recorrida por ríos ya que precisamente es lo que necesita el wasabi, agua fresca y sobre todo muy muy limpia.

Y ¿queréis saber cómo es la planta del wasabi? Pues debajo os pongo una foto de uno de los campos y, como podéis observar, están directamente plantados en el río.

Lo malo es que, por ser verano (y creemos que debido al calor) todo el wasabi estaba cubierto por unas lonas protectoras negras, por lo que no se podía tener una panorámica completa del campo. Es una pena porque desde los numerosos puentes y altos que hay, en lugar de ver extensiones verdes, se ven negras. Aun así, podéis ver las fotos pero por si tenéis curiosidad de verlos en todo su esplendor, os recomiendo el blog de mi amigo David Morales que estuvo en otra temporada.

Y tanto hablar de wasabi pero aún no habéis visto realmente como es esta planta (un tipo de rábano), pero a la salida había una tienda donde se podían comprar brotes de la planta de diferentes tamaños y temporadas. Yo, realmente era la primera vez que veía cómo es esta planta que tantas veces había visto en el plato del sushi ya como condimento. ¿Picaría al acercarse? ¿Soltaría emulsiones irritantes? No parece que fuera el caso, je, je.

Y para los más atrevidos en la granja podemos probar el helado de wasabi, el zumo de wasabi e incluso ¡la cerveza de wasabi! Del zumo os pongo una fotito, donde se ven los trozos de wasabi antes de que se deshicieran. En contra de lo que pueda pensarse, no picaba y, más bien al contrario, era una bebida muy refrescante y de sabor ciertamente agradable.

Pero si queréis tener una idea más exacta de a qué sabe cada bebida, en los viajes de Marcopozo tenéis un vídeo (en el apartado vídeos de dicha web, es el episodio 3) con la cata tanto del zumo como e la cerveza y que os pongo también aquí.

embedded by Embedded Video

Y hasta aquí la ruta por Matsumoto. Como siempre, muchas gracias por vuestras lecturas y ¡espero comentarios!

Replacing Emoji...
Replacing Emoji...

14 Responses to “松本 Matsumoto”

  1. Qué buenos videos!!! Jajaja…

    Hay que reconocer que los castillos japoneses son súper fotogénicos.

  2. ¡Hola, Amaya! Masao y yo estuvimos en Matsumoto en nuestro último viaje a Japón, en diciembre del año pasado, camino de un onsen en las montañas. A mí también me llamó mucho la atención la tienda de la que tomaste una fotografía; recuerdo que, para más curiosidad, tenía unos interesantes anaqueles de libros usados extranjeros relacionados con el comunismo. Lo mejor del viaje, en cualquier caso, fue el castillo y, por supuesto, el onsen. Un fuerte abrazo, C.

  3. Gracias por compartir tus vivencias sobre Matsumoto. Nunca he estado en esta localidad, pero parece que todo el mundo habla sólo del castillo, ahora he comprobado que existe algo más ;)

  4. jo que post mas bueno!!! Me lo apunto!!!

  5. Que bonito y majestuoso el castillo. Y a mi también me gustaría probar la cerveza de wasabi ¡que original!

  6. […] Volvemos a Japón para conocer más lugares de ensueño con Amaya. A caballo entre España y Japón, ha sido profesora de español en Tokyo. Desde allí nos ha narrado sus viajes por el país, normalmente lugares poco comunes. Hoy conocemos la ciudad de Matsumoto. […]

  7. […] Volvemos a Japón para conocer más lugares de ensueño con Amaya. A caballo entre España y Japón, ha sido profesora de español en Tokyo. Desde allí nos ha narrado sus viajes por el país, normalmente lugares poco comunes. Hoy conocemos la ciudad de Matsumoto. […]

  8. Hola, te escribo para pedirte si podrias eliminar un comentario que esta bajo el nombre Liza Tanoni en este post : http://irukina.espacioblog.com/post/2006/08/08/el-domingo-con-calor-horroroso-me-dispuse-conocer-poco ,ya que no lo escribi yo, y apenas googleas mi nombre aparece ese comentario.
    Te agradeceria mucho si lo hicieras.
    Muy interesante tu pagina!
    Saludos.

  9. Que maravilla!!!
    me encantan las fotos y el video!!!
    que bonito! que ganas de visitar Japón, me dan al leer tu blog! aishhhh!
    MUAAAAAAAAAAAAAA

  10. Estupendo blog y enhorabuena por vuestra clasificación preliminar en los premios Bitácoras. Seguiremos de cerca vuestro blog, os deseamos mucha suerte. Un saludo.

  11. Hola! antes que nada muy bueno el blog, te felicito!! Te queria consultar si te interesa que te envie una propuesta de un programa de afiliados que hemos elaborado en Aragoneses Viajes y que me encuentro encargada de dar a conocer, con el cual podes ganar dinero a través de tu blog, mediante los clicks que generen sobre anuncios (banner o links relacionados al turismo). Si te interesa enviame un mail asi te escribo y te envío la propuesta detallada. El registro al programa es gratis. Si querés podés entrar en el blog que nosotros tenemos para que veas el banner ubicado: http://www.blog.aragonesesviajes.com. También podés ingresar a la web de Aragoneses Viajes http://www.aragonesesviajes.com o si ya deseas formar parte y registrarte de manera gratuita hacé click en el siguiente enlace http://aragonesesviajes.com/programa_de_afiliados/altaafiliado.asp !!!
    Te envío un saludo!!
    Lucia

  12. Marco Pozo: Muy fotogénicos, sí.

    Carlos: Me alegro mucho de verte por el blog. Y además coincidimos en gustos, je, je.

    Pau: Pero la verdad es que, lo que es en la ciudad, lo más intereante es esto. Alrededor (aparte de esta granja de wasabi) hay muchas rutas naturales.

    Battosai: ¡Gracias!

    mancor: A mí es que como no me gusta la cerveza…

    Liza: Ha costado (no tengo apenas control de ese blog ya) pero ¡hecho!

    Juliet: Gracias.

    Gorka: Gracias, igualmente.

    Lucia Rossini: Lo pensaré, gracias.

  13. Muchas gracias !! Pero el lado positivo es que por eso encontre tu blog, que esta buenisimo. Saludos y gracias de nuevo ! (:

  14. Liza: Gracias a ti.

Deja un comentario

« »