irukina.com

Lost In Tokyo

30  11 2011

茶の湯の森 El Museo de la ceremonia del té en Hida Takayama

A finales de mayo del año pasado (2010) hice una pequeña escapada a Hida Takayama y Shirakawa. De este último ya hablé en un post ya que es un sitio que me encantó y al que me gustaría volver en invierno. Sin embargo, el viaje fue más completo y también pase una noche más un día y medio en Hida Takayama, famoso, entre otras cosas, por la excelencia de su carne. En esta localidad visité bastantes lugares: templos, unas casas antiguas, mercados tradicionales, un parque al estilo de Shirakawa, pero uno de los sitios a los que fui es muy poco conocido y, de hecho, no me encontré con ningún turista y el acceso no era tan fácil. Entonces ¿por qué lo visité? Creo que muchos de vosotros ya sabéis lo que me gusta el té y lo que disfruto con él, no sólo con la bebida en sí sino con toda la estética que rodea la ceremonia del té. Por eso, cuando me enteré que en la ciudad de Takayama había un museo dedicado a la ceremonia del té, planifiqué el día para poder conocerlo.

Desde la ciudad de Hida Takayama hay un autobús que recorre los principales puntos turísticos en dos direcciones. Primero cogí uno para ver el parque de casas antiguas llamado Hida no Sato, que realmente si vais a ver Shirakawa no merece la pena. Controlando los tiempo, porque la frecuencia de autobuses no era mucha, volví al autobús para acercarme hasta este Museo cuyo nombre es Cha no yu no mori (que podríamos traducir como ‘El bosque de la ceremonia del té’). El autobús iba casi vacío y fui la única persona que se bajó en la parada del museo. De hecho, al llegar allí, lo vi tan vacío que pensé que estaba cerrado pero lo que pasaba es que yo era la única visitante del lugar y no me encontré con ningún otro turista en todo el tiempo que estuve allí.

Una de las primeras cosas que me sorprendió fue el precio, la verdad es que no era nada económico. La entrada al Museo cuesta 1000 yenes y si además se quiere disfrutar de degustación de matcha acompañado de un dulce japonés (sin llegar a ser ceremonia del té) la cosa se pone en 1800 yenes. Sin embargo, a mí me mereció la pena y tengo que confesar que me encantó. De todos modos, si no os interesa la ceremonia del té, entiendo que es una visita claramente prescindible.

El Museo consta de dos edificios, uno más moderno que otro pero ambos respetan, más o menos, la arquitectura tradicional japonesa. Entre ellos, un jardín de marcado estilo nipón con su jardín zen, lámparas de piedra, pinos recortados, etc. Uno de los edificios está destinado a ceremonias del té, hay desde pequeñas habitaciones hasta salones mucho más grandes para reuniones de más dimensiones. El otro edificio es la sala de exposiciones. Tiene dos pisos en los cuales se exhiben no sólo tazones de té sino todo tipo de instrumentos para la ceremonia del té así como complementos y hasta pinturas y biombos. Tengo que confesar que me fascinó, algunos de los tazones me parecieron preciosos y no me cansaba de verlos. Son verdaderas obras de arte y como tales son considerados en Japón. Hay verdaderos maestros en el arte de fabricar estas piezas que son reconocidos en Japón como “tesoro nacional”.

Con la entrada que adquirí, como os decía, se tiene derecho a un matcha con dulce y a la visita del Museo. En primer lugar, me condujeron a una de las salas de té y me dijeron que me ponía un tazón especial un poco más femenino, je, je. Y lo completaron con un dulce que estaba realmente muy bueno. Después, antes de entrar en el edificio principal, paseé un rato por los jardines. El problema del museo es que estaba prohibido hacer fotos, pero ya que había llegado hasta allí y me había gastado una pasta, decidí hacer algunas a escondidas. Como estaba sola, fue bastante fácil aunque un poco de culpabilidad mezclada con nerviosismo me asaltaron.

Os dejo la página Web del museo por si alguien se anima y una galería de fotos que incluye las “fotos prohibidas” (ya sabes que si pincháis en las fotos, podéis verlas en grande).

Muchas gracias a todos y espero vuestros comentarios

Replacing Emoji...
Replacing Emoji...

7 Responses to “茶の湯の森 El Museo de la ceremonia del té en Hida Takayama”

  1. Gracias por deleitarnos, una vez más, con una de tus visuales entradas. Te sigo en twitter.

    Saludos!

    P.D: sigues en Japón?

  2. La verdad es que todo se ve tan delicado,como suele ser lo japonés, que creo que la visita merece realmente la pena, aunque te costara mas de lo habitual. Ademas el privilegio de ser visitante única debe compensarlo todo.Las fotos, como siempre, al margen de ser “ilegales”, preciosas.

  3. Nosotros estuvimos por la zona pero no tuvimos demasiado tiempo para indagar, así que gracias por compartir este rincón.

  4. Todo lo que concierne a la ceremonia de té me encanta… los objetos son verdaderas obras de arte, tan finos, tan delicados. Si algún día voy por esas tierras tan lejanas aunque sea por pocos días tengo que ir a un sitio como ese y si encima tengo la suerte de ser la única visitante (junto con mi marido e hija, claro) pues me sentiré una turista de lo más privilegiada… casi casi como tú.
    He indagado mucho sobre el tema a través de internet, libros (recuerdo ahora el de Okakura), artículos… pero ¿podrías confiarme algún libro que te guste mucho sobre ésto?

    Como siempre un post muy trabajado y unas fotos preciosas.

  5. Pues sí, efectivamente un post tan interesante como es habitual, aunque este tiene, además, el encanto del hallazgo de esta pequeña joya. Algunas de las piezas son bellísimas.

  6. Miguel: ¡Muchas gracias!

    Jose Luis: Me alegro de que te haya gustado.

    Pau: Bueno, esto es solo para los muy amantes del té. Pero ¡es mi caso! Jeje

    Hatsue: En eso nos parecemos. Si te gusta tanto como a mí, sí que te merece la pena visitarlo. Pero aún más te recomiendo Uji (escribí aquí en el blog, puedes ponerlo en el buscador), uno de los sitios más famosos productores de té. Y puedes disfrutar de una ceremonia del té.

    mancor: La verdad es que sí, algunas preciosas

  7. Gracias por el dato del bus, tus fotos son fantasticas. Estaremos en Takayama.

Deja un comentario

« »