irukina.com

Lost In Tokyo

21  01 2010

豪徳寺 El templo Gotokuji

Hola a tod@s:

Tras el parón navideño, aquí me tenéis de nuevo para segur compartiendo con vosotros mis viajes, excursiones e historietas.

Hoy os quiero hablar de una visita que hice a finales del año pasado a un templo bastante cerca de mi casa y que, sin embargo, todavía no conocía. Se trata del templo Gotokuji, a unos 20 minutos caminando de la estación del mismo nombre (línea Odakyu, que es a que lleva a mi casa). Gotokuji es un templo bastante famoso pues parece ser el origen del famoso “manekineko”, ya sabéis ese gato de la suerte que tiene la pata superior derecha levantada en señal de saludo. Este felino ha invadido ya occidente y se ha convertido en n símbolo kitsch presenta tanto en un bazar chino como en la puerta de restaurante del barrio “El Buda feliz”. Sin embargo, su origen es japonés y su verdadera esencia dista mucha de esta imagen hortera que de él muchos puedan tener en España.

Este templo en otoño (época en que lo visité) es muy popular ya que tiene numerosos árboles de momiji (arce japonés) que en esta estación se tiñen de un rojo-sangre intenso. Además, por ser el origen del manekineko, tiene numerosos altares dedicados a él e incluso la pagoda principal cuenta con una escultura sumamente realista de un gato.

Pero ¿por qué es en este templo donde nace esta historia?

La leyenda cuenta que hace mucho tiempo este templo era sólo una choza muy pobre cuyo miserable habitante, un monje ya anciano, sobrevivía con lo poco que ganaban ejerciendo la mendicidad. Este monje tenía un gato y cuidaba de él como si fuera su propio hijo hasta el punto que compartía sus escasas provisiones con el minino. Un día el monje le dijo al gato que si él estaba realmente agradecido, le trajera algo de fortuna al templo. Después de muchos meses. una tarde de verano, el monje oyó unos extraños ruidos en la puerta del templo y, al asomarse, vio a 5 guerreros samuráis que tras volver de caza, se acercaban hacia él, dejando detrás sus caballos. Los guerreros le contaron que estaban a punto de pasar por delante de la puerta del templo cuando vieron un gato sentado que, de pronto, levanto uno de sus brazos y comenzó a agitarlo cuando los vio. Se quedaron muy sorprendidos, lo interpretaron como una señal y decidieron acercarse para pedir que les dejaran descansar un poco. El monje les sirvió una taza de té y les pidió que se relajaran. En ese momento, súbitamente el cielo de oscureció y comenzó una gran tormenta con fuerte lluvia. rayos y truenos. Mientras esperaban a que amainara el monje se puso a recitar unos sutras maravillosos que encantaron a los samuráis, quienes empezaron a pensar en cómo mejorar y transformar el templo. En ese momento uno de los samuráis se levantó y anunció:

“Soy Ii Naosuke, rey de la provincia de Hikone. Gracias al llamamiento de su gato, hemos podido disfrutar de sus rezos. Esto nos ha abierto los ojos y parece ser el comienzo de algo nuevo. Y sólo puede ser la voluntad de Buda”

Cuando Ii Naosuke volvió a su hogar, donó al templo muchos campos de arroz y tierras de cultivo. Por o tanto, gracias al gato, el templo se hizo muy rico y adquirió fortuna y prosperidad. Es por eso que este templo se llama también “el templo gatuno”. Además, cuando el felino murió, el religioso le enterró en una roca tumba a la que todavía se adora.

Esta historia es una de tantas de las que circulan sobre el origen del “manekineko” pero es la que yo aprendí en Gotokuji. Podéis leer más leyendas en la wikipedia.

En esta galería podéis ver varias fotos del templo, en pleno esplendor de otoño, con sus explicaciones.


16 Responses to “豪徳寺 El templo Gotokuji”

  1. No he visitado todavia Gotokuji.
    Con las fotos que has puesto, me entran
    ganas de ir alli.

    Muchas gracias, y como siempre un post muy
    estudiado.

    Besos

  2. La verdad q la historia no pega mucho con la idea hortera que se tiene en occidente del gato.
    Las fotos están muy bien, impresionan los arboles de ese rojo tan intenso.

  3. Yo tengo uno de esos gatos…

    La verdad es que trae fortuna siii…

    Siete

  4. Preciosas las fotos.
    La historia que yo conozco es distinta, pero supongo que con este tipo de leyendas es normal que circulen varias versiones.
    En cualquier caso, me parecía una horterada,hasta que los vi en Japón y comprendí su significado.
    Me traje uno de peluche que preside mi cama desde entonces :)

  5. Como siempre, impecable.

    Bonitas fotos, lugar interesante y cultura :-)

  6. Casualmente yo había escuchado esta historia. Pero no sabía donde era. Ahora ya puedo dejar de imaginar.

    Es verdad que los colores otoñales son muy vivos. El templo parece muy bonito.

    Yo me traje también varios gatos. Uno de ellos se mueve por energía solar, pero el resto son como estos manekinekos.

  7. Fotos preciosas y una hisoria increible !!

    Cada vez que me paso por aqui alucino con la cultura

  8. Hola,

    Feliz 2010!!!!! Como siempre bonitas fotos!!!

    Es la primera historia que leo acerca del manekineko…. y me ha gustado.

    Saludos y ya se te extrañaba

  9. son unas fotos ultra preciosas irukina, y no sabia que ese templo sigue ahi como el de la leyenda o historia.Me gustaria ir a verlo porque me encantan los manekinekos,la foto del gato imitando al real esta muy bien.

  10. Yo tengo un manekineko grande, ay pongo todas las monedas esas que no sirven de nada (las de 1 Yen) yo creo que ya casi completo los dos mil Yenes despues de 4 años de meterle esas moneditas

  11. me encantan tus entradas sobre templos y estatuas raras :)

    En este caso, el templo de qué religión es? La arquitectura parece budista pero no se ven figuras budistas, y tampoco tiene entrada sintoista, ¿no? sin embargo el monje de la historia reza unos sutras (budistas) y el gato se ha hecho popular por los chinos (pero creo que ellos más que otra cosa, lo fabrican). Sácame de dudas ^_^

  12. すごい〜!

  13. Muy bonita la historia del monje y del gato, y muy bonitas las fotos otoñales, como siempre.

  14. Delfin: Claro, tienes que ir que es muy bonito. Especialmente en otoño, pero imagino que en primavera será también precioso.

    neki: Gracias. Y sí, la historia del manekineko es mucho más bella que el sentido que se le ha dado.

    Siete de Nueve: Pues a ver si es verdad.

    anele: Claro, como digo en el post, hay muchas leyendas sobre el gato pero casi todas ocurren en este templo o tienen relación con él.

    Battoai: Muchas gracias.

    vivavar: ¡Huala”, un manekineko con energía solar, qué cosas!!!

    Chojin: Es que la verdad es que para nosotros es una cultura bastante chccante y, aunque estoy ya habituada, nunca deja una de sorprenderse.

    Coca: Gracias y feliz año también para ti.

    fani: Pues si tienes ocasión, pásate. Desde la estación de Shinjuku se tarda unos 10 minutos

    Gifurama: Buena idea!!! ¿Y qué vas a hacer con tu pequeña fortunita?

    Robert paelladekimchi: Yo creo que es budista.

    Solusan: Ne?

    mancor: Gracias

  15. Me ha encantado la historia del templo y del Manekineko. Como sigas contando tan bien las visitas que haces, no voy a tener tiempo de verlo todo cuando vuelva a Japón porque me gusta todo todo jejeje.

  16. enkal: Es que hay tantas cosas que ver… ¡Me alegro de que te haya gustado!

Deja un comentario

« »