irukina.com

Lost In Tokyo

27  11 2010

馬籠 Magome y 妻籠 Tsumago. Segunda parte

Hola a tod@s:

Este post es continuación de 馬籠 Magome y 妻籠 Tsumago. Primera parte.

El segundo día después de disfrutar de la paz del minshuku, bajé al salón a desayunar para luego prepararme para una larga caminata. Como en este tipo de establecimientos propiamente nipones, el desayuno era al estilo japonés. Muchos occidentales no están acostumbrados a tomarlo pero es mucho más saludable y, cuando le coges el gusto, se puede disfrutar mucho (además de que da mucha más energía):

Mi plan de este segundo día era recorrer andando la ruta que une los pueblos de Magome y Tsumago, ruta natural que antaño utilizaban samuráis y mercaderes. El punto de partida era la propia villa de Magome, desde la calle principal donde se encuentra el minshuku y que aún me parecía más bonita con el sol de la mañana:

Todo el camino de senderismo está indicado con postes de madera en los que además se señalan los kilómetros que faltan gasta el siguiente pueblo. No hay que desanimarse por la indicación inicial que marca 7,7 kilómetros porque, aunque pueda parecer mucho, la ruta es bastante sencilla y no hay apenas subidas (siempre que se haga de Magome a Tsumago y no en el sentido contrario):

Aunque el camino no pasa exclusivamente por el campo, pues en algunos puntos se atraviesan pequeñas aldeas, sin duda lo mas destacado del camino son los paisajes. Ya los primeros impresionan por el verde intenso de los árboles y vegetación.

En uno de los puntos del camino, se atraviesa durante unos minutos una carretera y allí me enteré, por las indicaciones para los coches, de que se cambiaba de prefectura:

Sin embargo, no todo fueron paisajes bonitos y aire limpio sino que la ruta también incluía un poco de aventura. Resulta que en toda la zona hay osos y unos carteles nos advierten de tal circunstancia y previenen de sus peligros. Además en numerosos lugares estratégicos han colocado pequeñas campanas para que se agiten con fuerza de tal modo que el ruido resuene por las montañas y aleje a los osos que pudieran encontrarse por la zona. Tengo que reconocer que estas campanitas (había al menos una cada kilómetro o kilómetro y medio) me asustaron un poco porque, además no había apenas otros excursionistas por el camino (sólo en a parte final encontré dos o tres):

Algunas partes del camino:

Incluso alejándose un poco de la ruta nos encontramos una cascada:

Una cosa que me sorprendió es que, a pesar de que a lo largo del camino apenas me crucé con una o dos personas, a la mitad de la ruta me topé con una especie de refugio de madera en cuyo anterior un grupo de japoneses mayores estaban charlando animadamente mientras bebían unas tazas de té:

Pasada esta motad del camino, en ocasiones la senda se alejaba un poco del bosque y era posible toparse con alguna casa tradicional rural japonesa. En una de ellas encontré una escena cuya plasticidad visual me cautivó. Espero que la foto refleje un poco lo que vi en directo. Se trataba de una especie de fuente-pilón de madera en la que estaban lavando unos tomates:

También, y aunque no hice este viaje en primavera, había muchas flores a lo largo de la ruta. Ya sabéis (herencia nipona supongo) lo que me gustan las flores y lo cierto es que algunas eran muy bonitas además de algo extrañas.

Pero, sin duda, el protagonista de los paisajes, tanto de Magome como de Tsumago, era el arroz, o mejor dicho los campos de arroz que en esa época estaban muy verdes y sus tallos adquirían una longitud considerable. El contraste de su verde con el azul del cielo (afortunadamente disfruté de muy buen tiempo y totalmente despejado) y la arquitectura de madera de las casas típicas niponas era impactante:

Poco antes de llegar a Magome hay una pequeña subida desde la que se puede contemplar el valle que alberga a la villa y desde allí ya vemos algunas casa que forman las estribaciones del pueblo:

El acceso al pueblo está indicado por una señal que nos hace suspirar de alivio porque, después de todo, 7,7 kms. sí se notan en las piernas:

La arquitectura del pueblo de Tsumago es muy similar a la de Magome con casas de samuráis y mercaderes y calles empedradas.

Adentrándose un poco más en el pueblo, se pueden ver casas más familiares e incluso algunas están semiabiertas y podemos ver en su interior:

El pueblo también conserva un antiguo molino de agua:

Como se trata de un pueblo turístico cuenta con muchas tiendas de omiyage (souvenirs) y artesanía tradicional e incluso frutas y verduras del lugar:

En el pueblo hay incluso un pequeño templo con sus característicos y típicos torii:

En el pueblo tenían una zona con parterres y flores tan del gusto de los japoneses:

En el pueblo comí un plato de soba (típico de la zona) con ebi en tempura:

Por haber recorrido andando los 7.7 kms que separan las villas de Magome y Tsumago se recibe un certificado que lo avala. Se puede elegir entre tenerlo en inglés o en japonés y me pareció más auténtico este segundo.

Para volver a Magome esta vez opté por un autobús local. Como llegué muy pronto a Tsumago antes de la salida del autobús estuve descansando en un café con vistas increíbles de la zona mientras me tomaba un matcha:

Espero que os haya gustado el relato de este viaje y a ver si os animáis a visitarlo si estáis por Japón.

Muchas gracias y como siempre, son bienvenidos vuestros comentarios.

Replacing Emoji...
Replacing Emoji...
Replacing Emoji...
Replacing Emoji...
Replacing Emoji...
Replacing Emoji...
Replacing Emoji...

14 Responses to “馬籠 Magome y 妻籠 Tsumago. Segunda parte”

  1. Una palabra: impresionante!. Sólo puedo decir que me ha encantado, unas fotos preciosas y todo muy interesante!. Genial!

  2. Parecen unos sitios preciosos.Por sus casas y calles parece que se ha retrocedido 500 años (a pesar de las tiendasde souvenirs)

  3. Es impresionanre, es muy bonito en serio, gracias por la entrada!

    Tengo un par de preguntillas, ¿cuanto tardaste mas o menos en hacer el recorrido? y una pregunta un poco mas general, ¿los minshuku suelen ser mas caros que los demas hostales?

    Lo de las campanillas de los osos me ha dado muy mal rollo, me recuerda a la pelicula el bosque, cuando venian los bichos esos.

  4. Pues sí, es realmente espectacular, los paisajes, las casas, las flores, los caminos…. Creo que merece la pena el riesgo de los osos anta la belleza y la tranquilidad que reflejas en este post. Además que con lo que son los japoneses de precavidos, seguro que no hay ningun riesgo y si no, pues concierto de campanas!

  5. Precioso recorrido. Me has dado una envidia tremenda.

  6. Tu post vale mas que un libro de guia.
    Con todo dettale y preciosas fotos, me han entrado
    muchas ganas de visitar alli.
    Pero, he reconocido que mi pais(=Japon) es un
    lugar precioso. Todo esto gracias a ti!!!

  7. yA SE QUE CUANDO TE COMENTO SIEMPRE TE DIGO LO MISMO, PERO ES QUE LAS FOTOS SON IMPRESIONANTES!!
    Con tu blog me traslado de inmediato a Japón

  8. Que hermosas vistas!! Ahora estoy en Japon (Kyushu) disfrutando de los colores otoñales y el clima tan agradable.

    Saludos

  9. Hola Irukina:

    Sólo puedo decir: Wow, tenía un ratito de no entrar pero me he quedado con la boca abierta con todo lo que ha mejorado tu página, tienes de todo y puedes decir con orgullo que fuiste la pionera de este tipo de blogs, y tu sensibilidad en la fotografía ha mejorado todavía más.
    Te mando muchas felicitaciones y aprovechando que ya estamos en Diciembre espero que tengas unas fiestas maravillosas.

    Un gran abrazo desde tu amiga en México.

    Gracias por todo lo que has compartido con todos nosotros estos años.

  10. ¡Me han encantado estos dos post sobre Magome y Tsumago, qué completos! Si algún día viajo a Japón, espero que sí, me dejaré guiar por tu maravilloso blog :-D

  11. Manuel: Muchísimas gracias. Es siempre un apoyo saber que os gusta porque me anima a seguir con más ganas.

    mancor: Desde luego en la salida nocturna del primer día, sentí que me trasladaba a la época Edo.

    Ta_adry: Gracias!!! Pues la ruta yo creo que es de 3 horas o así depende del ritmo de cada uno. Sobre los minshuku es una opción bastante económica y mucho mejor (en calidad) que los hostales o pensiones de España.

    Jose Luis: Hubo, hubo concierto de campanas.

    anele: Bueno espero que puedas visitar estos sitios tan bonitos. Un beso!!

    Delfin: Es que tu país es realmente maravilloso. Tienes muchos sitios preciosos que visitar.

    Ingrid: Pues yo no me cansaré de darte las gracias. Me alegro muchísimo de que te guste tanto.

    Coca: ¡Qué envidia! Yo apenas conozco Kyushu. Bueno, en realidad no conozco Kysuhu porque estuve sólo en Kagoshima para coger un barco hacia Yakushima.

    Lucía: Muchas gracias por volver de nuevo y por todos tus halagos. Felices fiestas también para ti.

    Ester: Espero que mis posts te sirvan de guía de viaje algún día.

  12. Qué guay! Gracias a este blog estoy em

  13. Que guay !! Gracias a esta web me estoy enterando de muchos sitos a los que visitar cuando vaya a Japón. どうもありがとうございます。

  14. Miguel: Gracias a ti por visitarlo

Deja un comentario

« »