irukina.com

Lost In Tokyo

30  10 2006

Adentrándome en la ciudad

Normalmente en las guías de las ciudades, por muy buenas que sean, sólo recomiendan los lugares más famosos o más turísticos, ya que es imposible condensar en una sola obra todo lo que ofrece una ciudad. Pero Tokyo es un pozo sin fondo y en cada rincón hay un museo que visitar, un parque por el que pasear o unas calles por las que perderse. Algunas de estas “joyas” ocultas las descubro por mi misma, pero la mayor parte de ellas son gracias a los consejos de los españoles que llevan viviendo aquí más tiempo o a través de “guías” locales. En este caso, mi guía fue mi amiga Kayo. Ella nos llevó a Noelia y a mí a una zona de Tokyo llamada Yanaka (cerca de la estación de la línea Yamanote, Nippori). Se trata de una zona con todo el sabor antiguo de la ciudad pero mucho menos turística que la famosa zona de Asakusa. Es un lugar bastante pintoresco de calles estrechas, casa bajas tradicionales y pequeños comercios antiguos. Allí, tuvimos la suerte de tropezarnos con un matsuri del que tomamos algunas fotos muy interesantes que Noelia (je, je) tiene que mandarme.

Pero en lo que quiero centrarme en este artículo es en un museo que visitamos en Yanaka. Es un museo de escultura muy sencillo peor tremendamente interesante ya que se encuentra ubicado en una casa antigua japonesa por lo que la visita es doble: las esculturas y las habitaciones niponas.

En primero lugar podéis ver la entrada del museo:

Creo que con estas imágenes os podéis hacer una pequeña idea del ambiente del barrio y, en concreto, de este museo. Las esculturas que había eran muy interesantes pues había sobre todo de gatos (perfectamente retratados en diferentes posturas) y del cuerpo humano de un realismo realmente increíble. Sin embargo, lo que más nos llamó la atención a Noe y a mí fueron las habitaciones japonesas, el jardín y, especialmente, la terraza desde la que había una maravillosa vista de la zona de Yanaka. En la primera foto se ven las casa antiguas; en la segunda hay un gran cementerio budistas (creo que es uno de los más importantes de Tokyo); en la tercera se ve el jardín del propio museo; en la cuarta podemos contemplar otras casas, me gustaría que os fijarais en un detalle de una de ellas, cuyo tejado tiene una pequeña escultura de una mujer:

La parte del jardín y el paseo que conducía a él, también merecieron alguna que otra fotografía:

Para acabar, una foto de nosotras tres (muy “japonesamente” sentadas) con el jardín de fondo:

Os recomiendo que, si visitáis Tokyo, os atreváis a adentraros en las zonas menos conocidas de la ciudad.

Muchas gracias por leerme a tod@s.


Deja un comentario

« »