irukina.com

Lost In Tokyo

23  01 2007

En kimono

Me vais a perdonar el tono egocéntrico de este post, pues en lugar de mostraros fotos de Tokyo, el Fuji o la comida, voy a colgar unas cuantas fotos mías. Eso si, el tema no se aleja del tono nipón que caracteriza esta bitácora.

Poco antes de Navidad decidí que quería hacerme unas fotos con el tradicional kimono japonés para regalárselas a mi novio (Danitxu) y a mis padres (e05h003 y mancor). Entonces, lo comenté en una de mis clases, y una alumna me llevó a la casa de la madre de una amiga suya que es profesora de ceremonia del té y también enseña cómo vestir esta prenda.

Esta mujer vive en una casa (chalet) en cuya planta baja tiene una habitación de tipo japonés donde realiza la ceremonia del té y donde me hice alguna de las fotos:

En la foto superior podéis ver el tokonoma. Se trata de un espacio rectangular que hay siempre en estas habitaciones japoneses donde se coloca una caligrafía y un arreglo floral. Ambos deben estar acordes con la estación en la que nos encontremos. Así, la caligrafía debe, en este caso, representar algo del otoño, y las flores deben recordar esta estación.

En esta habitación, esta amable señora nos sirvió unas tazas de té sobre el tatami, y unos dulces típicos (en los que se ve ese refinamiento estético nipón del que ya os he hablado otras veces):

Allí, me ayudaron a ponerme el kimono y me hice las primeras fotos. No hay que confundir el kimono con el yukata (podéis verme con yukata en la foto de mi perfil y en una anterior entrada). El yukata es una prenda de verano, de algodón y que, originalmente, se utilizaba al salir del baño. No suelen ser muy caros. En cambio, los kimonos suelen ser de seda y son realmente caros. Algunos pueden costar más de un millón de yenes (el yen y la peseta son más o menos equivalentes). Además, debajo del kimono hay varias capas de tela mientras que el yukata es sólo una prenda. El obi (cinturón) también es bastante diferente. El tipo de anudado cambia así como el propio tejido y acabado.

Podéis observar que esta prenda tiene una caída mucha más suave que la del yukata. Además, debajo se ve otra capa ,cosa que no podemos encontrar en el yukata. El obi es mucho más complejo y el tipo de anudado completamente diferente.

También es interesante observar en esta habitación, el espacio en el suelo para la tetera, así como el lugar donde se calienta el agua. ´

En esta casa había, además, un jardín de corte japonés donde también me sacaron algunas fotos:

En los pies llevo unos tabi, son esos calcetines blancos que tienen separados el dedo gordo del pie y unas zori, las sandalias tradicionales. Los tabi son muy cómodos para andar descalza porque tienen como una plantilla de plástico en la parte de la planta del pie.

Por supuesto, esta casa tiene también habitaciones occidentales, como un lujoso salón (con sofá de cuero incluido) donde también hicimos algunas fotos:

La dueña de la casa era realmente amable y también allí nos sirvió otro té. En este caso, y acorde con la estancia, era de tipo inglés y con unas típicas pastas de té. Y al final, me regaló unos dulces japoneses para el té así como unos papeles para colocar encima esos dulces en el plato.

La verdad es que salí encantada. Imaginaos, no sólo me vistieron con kimono, me sirvieron té japonés en una habitación típica, me sacaron fotos y practiqué japonés (puesto que la señora ni hablaba ningún otro idioma) sino que salí con un par de regalos debajo del brazo. ¡Todo un lujo! Fue amabilidad y hospitalidad nipona en estado puro. Así que aquí os presento a esta señora y a mi alumna:

¿Os ha gustado el kimono? ¿Creéis que podéis distinguirlo ya de un yukata?

¡Muchas gracias por leerme y comentarme!

Saludos para tod@s


Deja un comentario

« »