irukina.com

Lost In Tokyo

25  09 2006

Kamakura primera parte

Tenía pendiente escribir sobre Kamakura desde que Dani y yo estuvimos allí hace más de un mes, pero tiene tanto que contar y, sobre todo, tanto que mostrar (a través de las fotos) que nunca encontraba un hueco en mi apretado horario nipón. Pero me han aconsejado que puedo hacer una de estas largas entradas por partes, de este modo ocupo menos mi tiempo y además os aligero un poco el contenido.

Kamakura está situada más o menos a una hora en tren de Tokyo y es una visita imprescindible y totalmente recomendable si estáis por la zona de Kanto.

Es una pequeña ciudad, originalmente de pescadores puesto que está junto al mar. Sin embargo, conjuga la belleza costera con unos increíbles paisajes de montañas repletos de frondosos bosques; pero además, es una villa llena de templos shinto y budistas de una belleza exquisita y una construcción, a veces, verdaderamente original y bastante diferente a los templos de Kyoto, más canónicos y uniformes en el estilo.

No obstante, pese a esta abundancia de templos (de los que nosotros sólo vimos algunos) Kamakura ha alcanzado su fama, básicamente, por el Daibutsu, es decir, el Gran Buda. Este Buda es el segundo más grande de Japón (el primero es el de Nara) pero, para mí, es el primero en belleza; al estar al aire libre es, ciertamente. imponente, como espero que podáis ver a través de algunas de nuestras fotos [muchas de ellas son gentileza de mi Danitxu]:

Y para que os hagáis idea de las dimensiones reales de esta impresionante escultura que data de 1252, pongo unas cuantas fotos “con bicho”

Cerca del Buda hay unas sandalias de su tamaño que me hubiera llevado a casa, pero no tenía ninguna bolsita donde guardarlas, je, je:

Por tan sólo 20 yenes (que no es apenas dinero pues es algo meramente simbólico), se podía acceder al interior de la estatua. Por dentro no hay nada especial, pero resulta curioso ver las tripas del Buda, tocar su material (primera foto), observar como deja pasar ligeramente la luz o contemplar el hueco interior de la cabeza (segunda foto):

Desde allí, nos dirigimos al templo mas bonito que he visto hasta el momento en Japón, Hasedera. Se trata de un santuario budista donde podemos ver:
1) Los edificios típicos de esta clase de construcciones:

2) Bellos jardines con pequeños estanques, linternas de piedra y exuberante vegetación, entre la que destacan bellos altos juncos de bambú:

3) Una cueva dedicada al culto de la diosa hindú (pero adoptada por el budismo) Benten y a otras deidades. Es el primer templo que veo que tiene una gruta incluida en él, donde además, se han esculpido varias figuras búdicas. En una de las “salas” de esta cueva había pequeñas figurillas colocadas por todas partes como ofrenda por parte de los fieles. Tan solo por unos pocos yenes, se puede adquirir una de esas estatuillas en miniatura (igual que las velas en las iglesias católicas) y colocarla en alguna de las oquedades:

Bueno, ya es bastante tarde así que, por hoy, lo voy a dejar. Prometo una segunda (o inclusive tercera parte) con el resto de fotos del maravilloso templo Hasedera así como explicaciones e imágenes de otra serie de templos y santuarios que pudimos visitar a lo largo de un increíble y agradable paseo por la montaña de Kamakura.

Así que ¡nos vemos en el siguiente post!


One Response to “Kamakura primera parte”

  1. […] Kamakura, primera parte […]

Deja un comentario

« »