irukina.com

Lost In Tokyo

09 2007

Matsuri sorpresa por segundo año consecutivo

El año pasado por estas fechas me topé en la puerta de mi casa con un pequeño matsuri. Os recomiendo que leais o releáis aquel post puesto que explico lo que es un matsuri y creo que os servirá mejor para entender esta entrada.

Al igual que el año anterior, he empezado a oír un sonido de silbatos y de tambores y me he encontrado con una pequeña procesión de niños, todos ataviados con sus ropas tradicionales:

Este año sí he podido grabar algunos vídeos donde escuchamos el sonido de los silbatos y los tambores producido por los niños y los adultos acompañantes.

Casi todos los niños llevaban unas bolsas en forma de zanahorias, rellenas de dulces y una amable señora me ha regalado también una a mí:

Esta vez he seguido a la comitiva y he llegado hasta un pequeño parque cercano donde he podido sacar una foto mejor del taiko:

En ese parque había puestos de comestibles y dulces donde los niños hacían cola para recibir su recompensa tras el “paseo”:

En el centro del parque había un omikoshi, un altar portátil sintoísta muy típico de los matsuri (me recuerda un poco a las imágenes que se transportan en España en Semana Santa). Cuando estaba haciendo fotos y vídeos, un japonés se ha acercado a mí y me ha dicho que a las dos del mediodía iban a realizar la procesión con ese altar:

Como era sólo la una, me he ido a casa con la intención de salir otra vez a las dos para ver la segunda parte del matsuri. Sin embargo, la vagancia y la depre me han hecho quedarme en casa. Afortunadamente, cuando he salido a comprar a eso de las tres, me he vuelto a encontrar con ellos, ya que estaban realizando el tramo final de la procesión. En el punto donde los he hallado estaban a punto de levantar el omikoshi tras una breve parada:

En este interesante vídeo podéis ver cómo levantan el altar desde el suelo:

Y aquí otro momento de la procesión:

Y también con movimiento:

El final del desfile ha sido muy interesante, era una especie de lucha entre los portadores del altar y otras dos personas que trataban de impedir que colocaran ese omikoshi en su lugar. Os recomiendo que veáis este vídeo. La musiquilla además es muy pegadiza, je, je:

Un detalle que me ha hecho mucha gracia es que uno de los participantes en el matsuri llevaba bordados en su chaqueta los kanji de Noborito, el lugar donde vivo en lugar de poner “matsuri” como en los demás. Os pongo una foto de esos kanji bordados junto con el cartel de mi estación para que veáis que se trata de la misma palabra:

La verdad es que no me ha impresionado tanto como el año pasado (creo que estoy ya demasiado habituada a este país) aunque es un acontecimiento interesante.

Saludos para tod@s


Deja un comentario

« »