irukina.com

Lost In Tokyo

18  07 2006

No, no me he cambiado de país


Pues, no, no me he cambiado de país, no os preocupéis, todavía sigo en Japón. Hoy he podido visitar (aunque sólo por fuera) la iglesia ortodoxa de Japón (como podéis leer en inglés en el cartel). Cuando he llegado allí, me he encontrado la verja que rodea la iglesia abierta y he entrado. Y, de nuevo, como el día del Obon Odori, la suerte me ha vuelto a sonreir. Resulta que en una pequeña capilla, adyacente al edificio principal dela iglesia, se debía de estar organizando algún evento. Se oía música en su interior y había dos curas ortodoxos en la entrada colocando unas velas y poniendo en un atril un libro de rezos en japonés. Además, uno de los religiosos (el que parecía que iba a oficiar la misa) era japonés lo que suponía un contraste muy curioso. Me ha resultado extraño ver a un japonés con su hábito negro y una larga barba de estilo ortodoxo. He tomado una foto del señor pero estaba anocheciendo y la he realizado desde lejos (hay que ser discreta) por lo que apenas se distinguen sus rasgos nipones y he optado por no colgarla.
Cuando iba a salir del recinto me he llevado un pequeño susto, la puerta en la verja por la que había entrado se encontraba cerrada. En realidad, eran dos puertas laterales y un portón central. Las dos entradas laterales estaban cerradas con candado pero, afortunadamente, el portón central sólo tenía echado el cierre pero sin candado. Menos mal, ya pensaba que me quedaba en este universo greco-ruso-japonés.

Y de religión en religión, he continuado caminando hasta llegar a un templo sintoísta (es decir, perteneciente al sintoismo) bastante tranquilo, mucho más que los que pueden visitarse en Kyoto y casi igual de bonito. La entrada de todos los templos shinto está marcada con un tori, es decir, una puerta sagrada, como la que podéis ver más abajo (y podéis observar además como el templo está perfectamente integrado en la arquitectura urbana):

Podéis ver, en la foto superior, el tori y un poco más al fondo, el templo. Los templos shinto suelen ser de color rojo y sus tejados sobresalen bastante por encima de los muros. Además, siempre están precedidos de ese tori que os he puesto más arriba. Como llovía y, además, comenzaba a anochecer, el resto de fotos que os pongo, son de mala calidad:

El nombre de este templo es Kanda Myojin y según pone en mi guía, “concede ayuda divina para tener prosperidad en los negocios, armonía familiar y matrimonial”. Delante del edifico principal y de un pequeño altar, los japoneses echan unas monedas a un arcón de madera, dan tres palmadas y realizan unos rezos para lograr esta intervención de los kamis (divinidades del sintoísmo). En la imagen inferior se puede observar a algunos japoneses que están en ese momento de oración (espero que podáis distingurlos):

Como llovía y estaba anocheciendo, he vuelto a casa tras este recorrido por diversas manifestaciones religiosas (pues además también he pasado delante de un templo budista pero, al estar cerrado, no he podido visitarlo ni, por tanto, mostraros ningua instantánea).

Y, como postre, os regalo una foto de una de esas chicas vestidas de forma estrafalaria pero, esta vez, fuera de su ambiente, pues se encontraba dentro de un vagón del tren en el que yo iba (de lo que deduzco que no se visten sólo así como pura atracción turística sino que incluso se mueven así por la calle en un día laborable y por la mañana):

Hasta otro día!!!


Deja un comentario

« »