irukina.com

Lost In Tokyo

14  04 2008

茶道 Sadō: cumpliendo un sueño

Sadō (y no, no es lo que estáis pensando algunos de mente enferma) es la palabra japonesa para la ceremonia del té. A mí, como muchos ya sabéis, el té me apasiona, me encanta. En España bebía muchísimo té (especialmente verde) aunque cometía el sacrilegio de tomarlo con azúcar, algo que, por supuesto, ahora no hago. Pero es que además me llamaba la atención todo lo que rodeaba el mundo del té en Japón, donde tradicionalmente beber té se convierte en todo un ritual que tiene relación con la arquitectura, la jardinería, la ropa, la cerámica, la caligrafía e incluso la cerámica. Servir una taza de té forma parte de un complejo ritual que los japoneses han desarrollado durante siglos. Y esto es el sadō, literalmente “camino del té”. Como digo involucra muchas otras artes. Por ejemplo, el bol (茶わん chawan) donde se bebe el té, es una verdadera obra de arte de cerámica (aunque a la vista parece algo pobre, pero ahí radica su belleza, en su sencillez, en sus sombras, en su irregularidad única) y a veces alguno llega a valer millones. La habitación donde se celebra la ceremonia tiene un espacio, llamado tokonoma, donde se coloca una caligrafía y un arreglo floral. El maestro de té deberá elegirlos cuidadosamente según los invitados y la época del año.

A mí todo esto que he explicado más arriba me atraía muchísimo y cuando ya sabía que me venía a vivir a Japón, decidí que era algo que quería aprender. Sin embargo, ya llevaba en Tokyo 1 año y 9 meses y aún no había cumplido este sueño ¿por qué? Primero porque, aunque hay muchísimos lugares donde estudiar, yo no sabía dónde buscar. Clases de artes marciales o incluso de caligrafía son muy populares y hay información también en inglés pero de esto, no encontraba nada, al menos nada en un idioma comprensible para mí (el japonés escrito es aún muy difícil). Y segundo, es que las clases son para japoneses y por tanto, todo en japonés, lo que me imponía cierto respeto.

Sin embargo, hace unos dos meses una estudiante me habló de un centro cultural donde se ofrecen todo tipo de clases (y cuando digo todo tipo es todo tipo, hay todos los cursos, clases y enseñanzas que podamos imaginar) y también había diferentes cursos de ceremonia del té.

En el sadō hay muchas escuelas o tipos diferentes. Las dos más conocidas son Omote Senke (senke significa ‘escuela’) y Ura Senke. Sin embargo, yo sólo podía asistir a clases los domingos y ese día, el estilo que se aprende se llama Edo Senke, menos conocido pero muy interesante, creo, porque es propio de Tokio.

Fui a preguntar por las clases con una amiga japonesa que me ayudó a enterarme un poquillo de las condiciones y demás. Yo tenía miedo de que hubiera algún problema por el hecho de ser extranjera pero a ellos más les preocupaba por mí que por ellos. Así que me ofrecieron ir a la primera clase sólo como oyente, a lo que ellos llaman una 見学 kengaku (‘sólo mirar’). Y a esta fue a la clase a la que fui el domingo por primera vez.

¿Y qué tal? Me encantó, no me defraudó nada aunque no entendí bastantes cosillas (por el idioma) y me di cuenta de lo difícil qué es. Ahora entiendo a algunos estudiantes míos que decían que llevaban aprendiendo sadō más de 20 años y aún no lo dominaban. Cada movimiento, cada gesto, cada paso, cada colocación de un objeto, está absolutamente estudiado y controlado. El primer día éramos tres chicas nuevas y ya en la clase había más chicas (y algún chico) que ya llevan más tiempo estudiando y que enseñan las cosas básicas junto a las profesoras. La clase es en una habitación típica japonesa. Como llegué bastante pronto (la primera) pude hacer una foto furtivamente (porque no creo que esté bien hacerla) de esa clase:

Es un aula que parece formada por dos. puesto que es bastante grande y tiene dos tokonoma. En la parte izquierda (no se ve) hay un gran ventanal desde el que hay vistas de Shinjuku (es el cuarto piso, aunque el edificio tiene como 50, je, je). Al fondo veis a una de las profesoras haciendo preparativos.

Este primer día empezamos recibiendo un tazón de matcha de la profesora con su correspondiente dulce. Después estuvimos practicando algunas cosas, sobre todo como manejar uno de los pañuelos (luego os pongo foto y os explico más) que no es nada fácil. Hay que saber como doblarlo y todo tiene un proceso. También como limpiar el bol, como guardarlo en el obi, etc. También aprendimos un poquito cómo entrar en el salón de té, qué pasos dar y cómo sentarse y levantarse. Creo que sabéis que durante la ceremonia del té siempre hay que estar sentado en 正座 seiza que es con las rodillas dobladas y el culo sobre los talones, apoyando el cuerpo, por tanto, en los gemelos. Muchos japoneses ahora no aguantan mucho tiempo pero a mí no me cuesta mucho trabajo, la verdad. Puedo estar mucho tiempo así sentada. Esto de los pasitos y caminar es también bastante difícil, porque cambia el pie con el que se sale, por ejemplo, según donde esté la pared o dónde se sitúen los invitados.

Aunque, como digo, la clase para mí era sólo para mirar, la verdad es que pude practicar bastante y me di cuenta de lo torpe que soy. Después de las dos horas, salí encantada y extasiada. La verdad es que me pareció precioso y aún tengo más ganas de aprender pero sé que no será fácil y tendré que practicar mucho. Así que decidí matricularme. Las clases creo que no son nada caras. Son dos domingos al mes (el segundo y el cuarto) durante dos horas. Tres meses de clases, es decir 6 días (12 horas) cuesta 15750 yenes. A eso le tengo que sumar 5250 de matrícula o inscripción (por ser la primera vez que entro en este centro cultural) y 3780 de gastos de clase. En total 24 780 yenes. Si hacemos una división (entre 12 horas de clase), pagando todo ese dinero, me sale la hora a 2065 yenes, unos 12 euros.

Sin embargo, aún tuve que pagar más dinero para comprar los utensilios que se necesitan para seguir las clases. Aquí veis el conjunto:

Y ahora voy a intentar explicar un poquito, qué es cada cosa:

1) Chafukusa. Es el pañuelo con el que estuve practicando. Tiene dos caras porque es importante la diferencia y sirve de referencia para dobleces y demás. Fue lo más caro de todo. No es muy grande (unos 20 cms. calculo) y cuesta 5600 yenes (un poco más de 30 euros):

2) Kofukusa. Es otro pañuelo y la verdad es que aún no sé para qué sirve. Os iré informando.

3) Kaesi (los papeles) y Youji. Esos papelitos es lo único que no me compré porque ya tenía. Sirven para colocar los dulces encima, como una especie de servilletas. El utensilio de metal, aún ni idea

4) Sensu o abanico. Se ve en la primera foto que os he puesto de conjunto. Este abanico se pone (cerrado) en horizontal delante de las piernas para marcar la separación entre el estudiante y el maestro.

La verdad es que estoy muy muy contenta de poder, al fin, aprender ceremonia del té. Y como además es todo en japonés pues, de paso, espero poder mejorar un poco mi comprensión oral del japonés porque ya el otro día hubo alguna situación divertida. Menos mal que se aprender mirando e imitando. Espero seguir contándoos como progreso. La próxima clase será el 27 de abril. Este tipo de cosas y aprendizaje son las que me llenan y me hacen salir sonriendo y un poquito más feliz.

Y cuando aprenda un poquillo, quedáis todos invitados a una mini ceremonia de té.

Saludos teteros a tod@s


34 Responses to “茶道 Sadō: cumpliendo un sueño”

  1. Un español en Japón en Sadō (茶道): cumpliendo un sueño
    Que conste que no he leído el post entero porque con tanta letra junta, me lo voy a tener que ir leyendo poco a poco.

    Primero decirte que me alegro de que vayas cumpliendo tus sueños poco a poco y verte otra vez alegre.

    Por otro lado, comentar, que en sado nunca vas a tener ningún problema por ser extranjera, todo lo contrario. Les encanta. Una amiga mía es profesora de ceremonia del té y decía que, precisamente muchos de los que están salvando las tradiciones japonesas (caligrafía, sado, ukiyo-e, yuki-e…) eran los extranjeros y que cada vez había más y más.

    A mi me ofrecieron en las dos universidades que he estado practicarlo, pero no me apunté porque prefería hacer cosas más “bestias” :P. Aunque después me arrepentí porque estaba lleno de chicas !! jajajaja !!

    Un abrazo enorme, wapa !!

  2. Yo me apunto a la exhibición cuando tengas más práctica, o no!

    Hace tiempo oí que los latidos del corazón de la persona que hace la ceremonia del té pueden superar a los de un luchador de boxeo, por la tensión de la ceremonia. Ni idea. Y ya te dije que a mi el té…

    Bueno, sea el sado que sea, tu me avisas y ya veremos… :D

  3. Tomar té desde esa perspectiva es algo sublime, me quedan en la memoria películas históricas que enfocan su relación con el budismo y las enseñanzas que permiten recibir la ceremonia en todo su esplendor.
    Gracias a alguien muy querido también aprendí a saborear el té verde y cualquier otro té sin azúcar o aditivos. También he descubierto que la gran mayoría del té verde disponible por estos lados es una variedad más común para beber frío y que es muy diferente a beber un Gyokuro caliente en un ambiente wabi-sabi.
    Mis amigos me intentaron enseñar como girar el chawan antes de beber pero la verdad siempre me sale más tosco que a ellos… a ver como te resulta a ti.
    Quizás el camino del té con su sencillo y personal mensaje te muestra el camino.

  4. Siempre tan interesantes tus entradas :-) Espero que nos desveles los secretos de la ceremonia del té (al menos uno o dos…). ¡Saludos!

  5. Interesantísimo todo. Y de nuevo te felicito porque estás llena de inquietudes y de entusiasmo. Fantástica tu experiencia, especialmente porque te interesas en todo lo de Japón y lo disfrutas. A mí nada más ver las “casitas” de la escritura me da dolor de cabeza. Claro, tú tiene 28 años y yo estoy ya en el quinto piso, ja, ja. Pero creo que la única manera de gozar un país que tiene costumbres e idioma tan diferentes a las occidentales es haciendo como haces, una inmersión en su cultura y en sus hábitos. Un aplauso a todo ese esfuerzo…, no en balde te sientes feliz.
    He leído dos veces el libro “memorias de una geisha”, que además de ser muy bueno, aunque bastante triste (no sé si lo conoces, me imagino que sí), se refiere a la ceremonia del té y la importancia que tiene para los orientales dominarla. Un abrazo.

  6. Tuvo que haber sido genial. Yo también soy un vicioso de toda clase de tés y la verdad es que desde hace tiempo quiero aprender los misterios de esta ceremonia. A ver si hay suerte y se presenta la oportunidad. Tu si que tienes suerte ;).

    (Genial el blog, lo sigo de hace tiempo aunque no comentaba, cosa que pienso arreglar a partir de ahora ;) ).

    Un saludo

  7. Como cuando vaya por alli, ya sepas hacerlo (que seguro que sí), ese té me lo pienso tomar (y eso que no me gusta para nada el matcha). Saludos.

  8. Largo e interesante post. Mucha gente trivializa la ceremonia del te, aunque me costa que es algo cargado de sentimiento y emotividad. Gracias por explicárnoslo.

  9. Por lo poco que sabemos de esto por películas y libros, ya se intuye que es algo fascinante. Espero que te conviertas en una experta, aunque occidental. Y estoy de acuerdo con que los japoneses se deben sentir contentos de que los extranjeros valoren su cultura como, por otra parte, ellos valoran nuestro flamenco, por ejemplo.

  10. Bueno menos mal que nos has cambiado el tema del post, porque era verdad que ya tanto parque y tantas flores…… A mi tambien me gusta el té pero por mi ignoracia del Sado lo leo y me parece bastante aburrido, imagino que en lo que te guste está el encanto y yo no sé apreciarlo. Pero si a ti es lo que te hace feliz, demasiado tiempo entonces perdiendo el tiempo si estas clases. Me alegro que ya te hayas encontrado y te sientas tan feliz allí, en aquella ahora tu amada tierra. Saluditos

  11. Aunque el té no sea lo que mas me guste, el post está genial con todas sus explicaciones. Yo tambien espero alguna vez una exhibición. Debe de ser algo tan exquisito y delicado. Me alegro de que hayas podido encontrar por fin un lugar donde aprender esa ceremonia que tanto te interesaba. Un beso

  12. Yo siempre he tomado té, incluso más que café, y desde luego con más gusto, pues el café para mi es una bebida más social. El té lo disfruto sinceramente. Ruso, inglés, perfumado, japonés… Mis favoritos, el ligerísimo té verde y el matcha más tostado. Pero el té sin marca de cualquier cafetería me gusta también :-)

    Seguramente no podría introducirme tanto en la cultura del té, a pesar de todo, pues vivir en España no es vivir en Japón, y ya me introduzco yo bastante en otras aficiones para añadir una más… Ojalá los días duraran el doble. A pesar de todo, cualquier camino al conocimiento, la armonía y la verdad, sea a través de lo que sea, es respetable y lo admiro.

  13. la verdad es q todas esas tradiciones son muy “normales” para los japos hoy dia, es como en todos lados, lo vemos todos los dias y nos deja de interesar, pero por ejemplo a mi me encanta la ceremonia, solo he visto pequeñas demostraciones y uno q otro video pero asistir a una deveras q ha de ser impactante.

    Hay me veras a mi practicando la Cali con mi cajita con arena blanca y un apize de madera =P, como buen gaijin principiante q soy

  14. Un español en Japón: Que vaguete, ja, ja. Pero bueno, con el nuevo blog no pasará porque hay mucho más espaciado y es más fácil de leer. // Es verdad que muchos extranjeros practican muchas artes tradicionales pero en sado en este centro no había ningún extranjero en ceremonia del té, parace que les interesa menos. Otro abrazo para ti.

    fvalenciano: ¡Qué interesante esto que cuentas! No sabía yo eso de los latidos pero tiene sentido porque, por loq ue he visto de momento, se necesita hiperconcentraón.

    nyuudo: Realmente interesante tu comentario. Me ha gustado mucho esos apuntes. Sobre el chawan esa parte la controlo más o menos pero hay tantísimas cosas que practicar….

    Aorijia: Algunos os desvelaré, je, je.

    Madeleine de Cubas: Bueno, no lo siento como un esfuerzo porque es algo que realmente me canta. Estudiar kanji (las casitas que dices, je, je) si es un poco más de esfuerzo. He léido el libro pero no sé si sabes que la protagonista demandó al autor porque dice que no le dio autorización para contar esas cosas y que además tergiversó muchos hechos. ¿Has leído “Vida verdadera de una geisha”?

    Will Alvein: Pues ojalá puedas aprender tu también sado. Gracias por las felicitaciones.

    algogoku: Muy bien pero pobre, si no te gusta el matcha… tampoco se trata de eso hombre, jajajaja. Deberías probar el matcha latte, más dulce, para irte acostumbrando poco a poco.

    Prognatis: Realmente no es algo trivial y lleva detrás una gran carga filosófica y artística.

    Mancor: Pues a ver, ya os iré contando. A ver si no hay muchos problemas por ser extranjera.

    Lola: Ya, je, je, estaba un poco pesada con las flores… Muchos besos y gracias!!

    e05h0003: Ya os la haré, je, je. Besitos.

    Carola: A mí es que directamente ni me gusta el café, soy así de rara,jajaja- Pues una vez en Esppaña vi información de clases de ceremonia del té pero eran caríiisimas.

    Kanyin: Yo en cambio creo que sería un pato para lo de la caligrafía, tengo menos habilidad artística que un trozo de madera, ja, ja.

  15. ¡Qué curioso! Me sorprende que un acto tan sencillo como hacer y servir un té esté tan revestido de ceremonia y boato. ¿Hay más cosas de ese tipo en Japón? Genial post. Me sigue gustando un montón tu blog.

  16. un blog público no es para comentar lo que uno quiera?

  17. A mi también me ha resultado muy interesante…
    En alguna parte leí (o era un documental?) que lo de las vueltas que se le da al chawan es porque tiene un símbolo (un motivo decorativo que no se repite en ninguna otra parte del cuanco) que cuando reposa en el suelo tiene que quedar hacia ti (es decir, hacia dentro) y cuando lo levantas, antes de beber de él, tienes que dar una o unas cuantas vueltas y dejar ese simbolito hacia la persona que tienes delante. Es asi??

    Por cierto, la descrpción de la habitación que has hecho (lo del tokonoma y todo eso) me ha recordado a un libro que leí hace tiempo: “El elogio de la sombra” de Tanizaki. Un libro pequeñito pero genial donde los haya… Según el cual, cuando describe a las geishas, dice que tenían la boca/los dientes (no recuerdo exactamente) pintados/tintados de negro. No tenía ni idea de eso…

    1beso!
    茶道授業のこと頑張ってねぇ!

  18. Alberto:
    No.
    En mi opinión no deja de ser la “casa de una persona”. Esa persona pasa posiblemente muchas horas trabajando en el blog y pensando que poner.
    A nadie le gusta que le meen en la puerta de su casa por muy zona pública que sea.
    Con eso me refiero a que spam, insultos y otras cosas, me parece muy bien que el autor modere los comentarios y, si quiere, censure.

    Si, censure.
    Para faltar al respeto o hacer publicidad, internet está lleno de foros donde se pueden pasar las horas muertas.

    Un blog público no es para joder a su autor.

    Un saludo.

  19. Me parece estupendo tu contra comentario, que vaya para todos, hay gente que deberia quedarse unicamente en esos foros que comentas. un saludo fvalenciano

  20. Hola Alberto.

    En todo caso, creo que sería autor del blog “público” el que debería decidir quien es bienvenido y quien no. Está bien que apuntes lo de que hay gente que se debería quedar en esos foros, pero no es decisión tuya ni mía aquí.

    Lo menos que podemos hacer tu, yo y todos es respetar a la persona que se pasa las horas recopilando información o simplemente escribiendo para ofrecérnoslo públicamente.

    No es necesario que hagas un comentario diciendo “lo que has escrito es una maravilla”, me parece perfecto que pienses que lo que Irukina, yo o cualquier otra persona con un blog escribe es una gilipollez, pero como comprenderás la gente no está para que cuatro memos le falten al respeto.

    Por eso, la respuesta a tu primera pregunta es: NO, un blog público NO es para comentar lo que uno quiera.

    Del mismo modo que un sitio público (llámalo “la puerta de tu casa” por ejemplo), no es para que uno haga lo que le da la gana.

    Un saludo.

  21. Pues si que dá de si una pregunta si, ja, ja, ja, gracias otra vez por tu contra comentario, mejor me paso a tu blog y seguimos con esta larga conversación, espero conocerte en mi estancia en Japón. De vuelta el saludo.

  22. Estoy viendo blogs de personas que estan viviendo alla y la verdad es que me dais una envidia… juuu! Espero por lo menos el año que viene poder visitar Japon. *^.^*

  23. Hace poco estuve en el Sagawa museum, no se si lo conoceras pero si no, te lo recomiendo. Yo tuve la suerte de poder visitar la sala te, que se necesita ser invitado para entrar. Igual tu profe te consigue una invitacion, de cualquier manera si tanto te gusta esta ceremonia es visita obligada. Un saludo!

  24. Hola, guapa:
    Cuánto tiempo, ¿verdad?
    Yo de vez en cuando me dejo caer por aquí, no te creas, aunque la verdad es que ya no leo tanto como al principio…
    ¡Me alegro tantísimo de lo del sadô! Seguro que vas a aprender muchísimo.
    Yo me estoy reconciliando con Japón. Como sabes, vuelvo a dar clases de japonés y vuelvo a leer literatura japonesa (estoy con Murakami Haruki ahora mismo). En fin, habrá que luchar contra los kanji… Mi objetivo: 1000 kanji y 6000 palabras. Es decir, nikkyû.
    Mil besos. Te escribiré un e-mail largo en cuanto pueda.
    Noe.

  25. ¿Para cuándo una asita en el bol?

  26. Elotro: La verdad es que sí es muy historiado… Y hay muchas cosas así en Japón. El ikebana, el shodo, etc.

    Alberto: Con educación, sí. Insultando, no.

    Raquel: Lo de dar la vuelta no es por eso, sino por educación hacia la persona que te lo da, nunca le das la parte sucia y por eso, también se le da la vuelta al final. // Efectivamente, en El elogio de la sombra, se encuentra mucha de la filosofía y el encanto de la ceremonia del té. Un mundo que ocurre entre sombras y musgo….

    fvalenciano: Pues sí, lo vemos igual.

    Alberto: Lo que hay que hacer es respetar a la gente y más en su “casa”.

    fvalenciano: Amén.

    Alberto: Pues, hale!!!!

    Jonathan: Suerte. Espero que puedas visitar Japón pronto.

    Carlos: ¡Ni idea! ¿Dónde está ese Museo? Quiero visitarlo ya. Gracias por la información.

    Noe: Me alegro mucho de leerte por aquí. Y más aún de que te estès reconciliando con Japón. A ver si hablamos pronto.

    innes: Calla, calla, eso es un sacrilegio, je, je. Todo el ritual se iría a la porra. Un besazo

  27. Hola guapa!! me encanta lo que cuentas! cuánto me alegro de verte (leerte, jejjjeeejj…) tan ilusionada… y es precioso, sí, toda la ceremonia que hay en torno al té… por supuesto que me apunto a un “símil”, preciosa, qué chulo!
    Me ha encantado leerte, parece que lo dibujes, así, hasta los lectores del blog vamos a aprender algo, enhorabuena!

    Un besote inmenso, Amaya, cuídate,
    Myriam.

  28. Solo decirte que me encanta tu blog, al que he llegado por casualidad buscando informacion para una posible larga estancia en Tokyo.
    Curiosamente por otras circunstancias laborales tuve la oportunidad de apuntarme a un curso de ceremonia del te que ofrecia el Consulado General de Japon en Ginebra y es una actividad que sinceramente echo mucho de menos. La rama mas extendida de ChaDo en Europa es la Urasenke (ellos preferian llamarlo ChaNoYu) y es la que pude practicar, asi que puede haber diferencias si practicas Omotesenke, pero en cualquier caso el Wa-Kei-Sei-Jaku sera el mismo para ambos supongo…
    Al respecto de lo que se comentaba un poco mas arriba acerca de los giros que se da al ChaWan en determinados momentos, mi maestra me explico una vez algo al respecto (y que me ayuda a recordar cuantas veces tengo que girarlo y cuando). En resumen, me explico que normalmente los boles para te tienen dibujos que los hacen “asimetricos”, tienen una parte “mas bonita” a la que ella se referia con el termino “la cara del bol”, y la orientacion de esa cara venia a indicar agradecimiento o respeto. Asi cuando sirves el te, giras el bol para que el invitado que lo recibe lo tenga “de cara”, como una muestra de respeto o aprecio… luego, cuando el invitado lo recibe, lo gira dando “la cara” al oficiante de la ceremonia como diciendo “no me merzco tanto aprecio y respeto, sino que tu lo mereces que me has preparado este te”. Despues tras beberlo, cuando vas a pasar a la observacion del ChaWan lo vuelves a girar, para que poder contemplarlo “como el oficiante habria querido que yo lo viese” y , finalmente al devolverle el bol, lo vuelves a girar para que “la cara” del ChaWan vuelva a orientarse a el, como diciendo lo agradecido que estas por el te (y el momento) que te ha hecho vivir… en fin, no se si realmente estes es el significado de tanto giro al ChaWan o, en realidad, solo es una cuestion de mnemotecnica… (^ ___ ^)

    Practica mucho! cuando superes la fase de Ryakubon (la que se realiza con la bandeja y sin usar el hishaku, tambien conocido como super-cucharon) y pases a la ceremonia de verano o invierno, la cosa se pondra muuuuy interesante.

    Por ultimo 2 detalles: (1) En Ginebra tambien el numero de feminas era aplastantemente superior al de “samuraisdelchanoyu” (2) La mayoria eran “emigrantes” japonesas (por trabajo o por familia) que, alejadas de su pais de origen intentaban mantener el recuerdo de sus tradiciones.

    Saludos.

  29. Myriam: Muchas gracias guapa. Me alegro un montón de verte por aquí y de que te guste el blog.

    FrikiMath: ¡Qué interesante todo lo que cuentas! Muchas gracias por compartirlo. Mi escuela es “Edo senke” que es bastante más pequeña. De momento sólo llevo tres clases y sólo estoy aprendiendo a caminar, a doblar el pañuelo y limpiar los instrumentos. Un saludo

  30. Irukina…..acabo de leer lo que escribiste sobre el sado y me encanto…..no dejes de hacerlo es hermoso…nos haces ingresar en tu viaje y parece como si te acompañaramos todos en tus visitas a los distintos lugares.
    Haremos juntos el curso contigo……
    Ela.

  31. Estela: Pues ya es tarde, al final lo dejé :( por diferentes motivos aunque me sigue encantando y fascinando…

  32. Konnichiwa Ikurina!

    Me encanta tu blog!!!! Felicidades.

    He hechado un vistazo rápido, y no pude evitar el escribirte. Estoy aprendiendo un montón de cositas ;)

    Doumo arigatou!!! Y repito, felicidades por tu blog.

    matta ne!!!
    aoi

  33. aoi: Muchas gracias y bienvenida al blog. Espero verte por aquí a menudo. Ja ne!!! Saluditos!

  34. […] 茶道 Sadō: cumpliendo un sueño […]

Deja un comentario

« »